Trip to Las Vegas

    In the last post I wrote about my work in Las Vegas, but I did not write about two fundamental aspects: The city and its people.

    I have been in Vegas before, but it has been too long since then. I don’t remember what I did last time or where I went. This time, the city seemed new and old at once.

    Las Vegas is where decorum goes to die. In the Sin City everybody can easily buy drugs, sex and probably many other things that I am too innocent to know. Of course, doing any of this is illegal, but it is illegal just as talking about a taboo is. Nobody wants to discuss what is happening, but everybody knows it happens, and they know this because they are part of it.

    I am still surprised about the homeless people that adorn the streets. I have come to expect to see them, but somehow I am still surprised. I remembered the trips to NYC and how out of place the homeless looked near the luxurious stores in midtown Manhattan. They also look out of place in Vegas, but the scenario now was The Strip, surrounded by humongous casino resorts that seem conceived in the mind of a Saudi princess during an acid trip.

    And the girls… I could write a whole book about that. Girls in the US are so different to Mexican girls. For instance, they are overloaded with confidence an ego. And this is good. Mexican girls tend to pretend they are not interested and will rarely take the initiative, but all the girls I met in Las Vegas were the complete opposite of that: they approach you, they talk to you, they flirt with you, they take what they want and they do not care about anything else.

    I know what you are thinking: “But Alan, I am pretty sure they were prostitutes!”, and I see your point. Prostitutes in Las Vegas roam freely everywhere. Some of them are very obvious, wearing transparent cocktail dresses, fishnet stockings, and heels that double their height. But some of them are incredibly classy ladies that would not look out of place in a Nobel prize award ceremony. You can try to identify them and after a few days you will get good at it, but you will never know for sure.

    So, how do I know the girls were flirting with me and not my money? I know because all the girls who approached me were either staying in the hotel or working in the same place I was. In fact, two of them were staying a few doors from my room. Another one was a make-up artist who fixed my hair for some photographs. I was so focused on the posing that when she asked how I wanted her to do my hair, I told her to do anything she wanted with me. She told me that I should not say that. While saying that, she looked at me in a way that made me understand that she was already thinking way too many things that she could do with me.

    I don’t want to sound like I am bragging about all this. I am writing this because these are perfect examples of how people behave in Vegas: They come here to have fun and do not care about anything else. They drink too much, they have sex with strangers, they take drugs, they bet all of their savings and they do not care, because “What happens in Vegas, stays in Vegas”. Still don’t believe me? Go and ask that girl I saw while having breakfast, the one who wore only a pair of slippers and a tiny hand towel.

    In fact, all this made me think about prostitution in Vegas. As I said before, hiring a prostitute is extremely easy, you get flyers advertising “full experience massages”, you see ads in the streets and magazines promising girls from every possible ethnicity and their combinations, wearing any kind of outfit your pervert mind could envision. However, I wonder what kind of person would hire them while the other girls are so happy to take that role free of charge. I guess Cyndi Lauper was right: Girls (and boys) just want to have fun, and Vegas is the place to have fun, any kind of fun.

Share

Alan Verdugo / 2017/06/14 / Uncategorized / 2 Comments

IBM Interconnect 2017

    I had the opportunity to attend IBM Interconnect 2017. This was my first time attending a serious technical conference and I must say that it was an excellent experience for many reasons.

    The reason I was sent to Interconnect in the first place was to show a proof of concept of a project I had been working on for the past few months. I might write about that project in a future post but in this post I will focus on the overall Interconnect experience and the things I learned during the event.

    As usual, the event took place in Las Vegas, more specifically, in the Mandalay Bay convention center. There was another event called IBM Amplify at the MGM Grand, but I did not have the time to attend (which is quite ironic since I was staying right there, at the MGM hotel).

    I had access to the venue since day zero, which means I got to see how everything was put together. As a matter of fact, I was extremely disappointed during the first day because I got to the convention center and I only saw a gigantic warehouse with many boxes in it. I was impressed by the ridiculous size of the convention center, but I was much more impressed when I saw how, in just a matter of hours, this almost-empty warehouse was converted into an actual technology conference, complete with booths, places to eat, enormous screens, a couple of mainframes and a few humanoid robots. That, and thousands of humans beings.

    I did have some free time every now and then, which I used to get lost in the crowd, grab some swag, speak with random interesting people and attend a few sessions. However, I missed some of the sessions that I wanted to attend, like Ginny Rometty’s keynote and Will Smith’s interview. Thankfully, replays are available at IBMGO and/or Youtube. The following are some of the things that I liked the most.

Mainframes

    IBM had on display a couple of their legendary Mainframes. They look impressive, mystifying and gigantic by today’s standards. A very friendly representative approached me and explained the advantages of the mainframes, which, according her, are far from dead. She gave me a quick tour of the components, mentioned that mainframe’s main focus on reliability and compatibility, that most Fortune 500 companies still rely on mainframes, and they are way more affordable than I expected. It was quite an eye-opening experience, learning that such old technology is still alive and well.

Recorded future

    To be honest, I had no idea what Recorded future was. I only got close to this booth to get a figurine of their super-cute mascot, Marty the Martian. However, once I was on their booth, Alex (whose last name I don’t remember) approached me and explained what Recorded future does: They basically crawl the web looking for intelligence about security treats, then, they use machine learning and all sorts of algorithms to warn their clients about vulnerabilities and exploits that could affect them in the near future. They are basically taking a proactive approach to IT security using analytics, which I think is a great idea.

Analytics

    I spend some time talking with the IBM analytics teams, they where very friendly and answered all of my novice questions. In fact, they provided very useful recommendations about Watson Analytics and Data Science Experience.

Ubuntu

    This was actually Canonical’s booth, but everything was branded with the Ubuntu logo. Ivan Dobos, a solutions architect, kindly explained to me how Juju works and its use cases. I was very impressed by Juju’s capabilities and it is something that I will definitively explore in the near future.

Phone chargers

    There were a couple of lockers where attendees could lock and charge their phones. A brilliant and very simple idea. Of course, this is not cutting-edge technology, but it was smart, useful and easy to use, which are three characteristics that are often forgotten while designing solutions to problems.

Bluemix server challenge

    Somewhere in a IBM office, somebody was faced with a critical problem: “How can we make videogames even more nerdy?” the answer is Bluemix Server Challenge, a VR game where you take the place of a heroic data center admin and pickup hardware which needs to be correctly placed into a rack. I did not have time to play it, but everybody absolutely loved it.

Conclusions

    During my days at the conference, I heard so many languages and saw so many faces. Technology truly is one of the few things with the ability to bring people together regardless of nationality, language or any preconceived “differences”. I was often reminded of those lines in the Hacker’s manifesto

This is it… this is where I belong…
I know everyone here… even if I’ve never met them, never talked to them, may never hear from them again… I know you all…

    I now understand that conferences of this size are better used as intelligence gathering points, where decision makers, innovators, thought leaders and futurists can get a first-hand idea of the technological trends that will inevitably influence the directions of the other industries in the following years. Even better, all this people can interact to generate more ideas.

    I hope I have another chance to attend Interconnect (or any other tech conference) again. More importantly, I hope I can continue attending while being paid for it. However, while the tickets could be seen as expensive, I am convinced that these conferences are invaluable if you take the time to attend labs, sessions and just try to engage in conversations with random people, after all, smart people from all over the world travel to attend and you never know who may be listening to your ideas, or whose ideas you could listen to.

Share

Alan Verdugo / 2017/04/19 / Uncategorized / 0 Comments

Viaje a Nueva York 2: The return of the pizza.

    Como mencioné en el post anterior, desde antes de llegar a México ya tenía otro boleto a mi nombre con destino a Nueva York. Esto fue idea y maquinación de Briana, que pagó todo el viaje, incluyendo la comida, la estadía y el transporte, así que todo el crédito es para ella. De hecho, creo que yo únicamente pagué alrededor de $8 dólares: $6 por una tarjeta del subway y $1.40 por una dona de chocolate.

    Con la memoria aún reciente del viaje a Japón y gracias a que este era mi segundo viaje a Nueva York, pude formarme una opinión más sobria y objetiva de la ciudad. Ya que en el post anterior de esta ciudad hablé sobre Times Square, Central Park y otros lugares, sólo voy a escribir sobre los lugares que visité hasta esta ocasión.

American Museum of Natural History.

    Este es sin duda el museo más impresionante que he visto, incluso más que el MET (el cual está muy cerca, de hecho). El American Museum of Natural History parece tener una copia de todas y cada una de las cosas que existen en el mundo, desde insectos hasta meteoritos, pasando por fósiles reales de dinosaurios, esculturas, joyas, ropa, herramientas y muchísimos otros objetos históricos. Precisamente es por eso que es tan grande y es imposible ver todo el museo en un sólo día. Creo que los únicos capaces de realmente tener una experiencia completa en este museo son los mismos habitantes de Nueva York. Afortunadamente, la entrada al museo (al igual que en el MET) sólo sugiere una tarifa, así que cada visitante puede elegir cuánto pagar por su entrada. De esta manera el museo sigue contando con fondos sin necesidad de que nadie se pierda de entrar por falta de dinero.

Broadway.

    Debido a que dudo mucho que vaya por una tercera vez a Nueva York, decidí comprar boletos para obras en Broadway. A pesar de que fueron algo caros, creo que fue una muy buena decisión, pues el teatro de Broadway es uno de los espectáculos que más me han gustado y es muy superior al teatro que se hace en otros lugares, por más bueno que sea. Simplemente, este es el único lugar en donde se pueden apreciar tantas obras de esta calidad.

    Decidimos ir a dos obras: The lion king y The book of mormon. El rey león fue impresionante, sobre todo por ser mi primera experiencia en Broadway. No por nada esta obra se sigue llenando en cada función, a pesar de haberse estrenado en 1997. Me pareció muy interesante ver cómo los productores se las ingeniaron para simular selvas y todo tipo de animales de una manera convincente sin necesidad de recurrir a animales reales (aunque si hubieran hecho cantar a animales estaría muchísimo más sorprendido).

    The book of mormon fue escrita por los creadores de South Park. Es una burla parecida al famoso episodio donde hablan de los mormones. Esta fue mi obra favorita y lo atribuyo a que he leído bastante sobre las creencias de los mormones. Naturalmente y como pasa en South Park, hay muchas irreverencias, grocerías y blasfemias (aunque no tantas como yo esperaba), pero si uno se esfuerza en encontrarle un sentido más profundo a la comedia, seguramente lo va a encontrar. En el caso de The book of mormon, identifiqué temas como las ventajas que damos por hechas, las esperanzas (y cómo se ignoran los problemas con tal de mantenerlas) y el anhelo de vivir donde el pasto es un poco más verde, así como el papel de las religiones en aprovecharse de esas esperanzas y como muchas de ellas fueron creadas en base a mentiras y confusiones. Obviamente a la mayoría de los mormones esta obra les parece insultante, pero creo que si se dieran la oportunidad de verla con la mente abierta, la disfrutarían mucho.

    Hay muchas cosas que me gustan de Nueva York, y muchas otras que no. Para empezar, es una ciudad de primer mundo, y esto es bueno y malo a la vez, pues con el dinero, el trabajo, la cultura y la abundancia vienen la contaminación, el ruido, la sobrepoblación y la competencia extrema. No todo es el glamour que las películas nos han prometido.

    Al llegar a JFK, conocimos a una señora hondureña, que llevaba viviendo más de 30 años en Nueva York. Ella nos platicó de su vida, de sus opiniones en la política y nos dio consejos de cómo movernos en el subway, el cual, según su opinión, es lo mejor del mundo. Nosotros, habiendo regresado de Japón unas semanas antes, encontramos esto muy curioso, pues el subway de Nueva York, a pesar de ser una infraestructura que cualquier ciudad mexicana desearía tener, está muy por debajo de lo que vimos en Tokyo. Esto me hizo apreciar los viajes que he hecho últimamente, pues a pesar de que Nueva York tiene muchísimas ventajas, siempre es posible ser aún mejor, y estos viajes me han dado una perspectiva más amplia, que me permiten apreciar las cosas buenas que tenemos, pero también reconocer lo que se podría mejorar, y no sentirme satisfecho con el estado actual de las cosas. Esto es el verdadero beneficio de viajar y conocer culturas diferentes. No quiero que esto suene a que estoy menospreciando a nada ni a nadie, pero no pude evitar recordar a los ciudadanos de Corea del Norte, muchos de los cuales creen que su pais es el mejor del mundo, hasta que logran escapar. El punto aquí es que no podemos culpar a esta señora (y mucho menos a los norcoreanos) por pensar de esta manera, cuando su situación actual es lo único que conocen. Creo que por esto uno debería sentir cierta obligación por ver la vida desde otros puntos de vista, ya sea viajando o conversando con personas de orígenes y situaciones diferentes a los nuestros.

    Uno de mis momentos favoritos del viaje fue ir a comer pizza en uno de los lugares donde venden cada rebanada por $1 dolar, no sólo por que fue la pizza más deliciosa que he probado (a pesar de que sólo era de queso), sino por la situación tan cosmopolita que representó. La pizza (de origen italiano, como todos saben) fue preparada y servida por gente de la india, y nosotros, dos mexicanos, la estábamos comiendo junto a un par de franceses. Esto me pareció algo muy memorable y muy característico de Nueva York, pues pocas son las ciudades en que estas mezclas de culturas pueden darse, y a la vez me da esperanza de que la globalización nos haga tener muchos momentos parecidos, donde la gente está unida sin prejuicios ni conflictos. El hecho de estar a sólo tres cuadras de las oficinas de la ONU sólo hacía más evidente esto, y demuestra que es posible vivir en armonía bajo un fin común (en este caso, comer pizza).

    En conclusión, me gustó mucho este viaje. A pesar de que ya conocía varios lugares que visitamos, también pudimos ir a otros más, y me sentí más tranquilo y relajado pues esta vez no viajé por cuestiones de trabajo. Como dije anteriormente, dudo que vaya una tercera vez, pero aún así recomendaría a cualquiera visitar Nueva York al menos en una ocasión.

Share

Alan Verdugo / 2016/12/10 / Uncategorized / 0 Comments

Viaje a Japón. Parte 3: Osaka y Kyoto.

Aquí están los preparativos de viaje. Aquí, la travesía por Tokyo y Yokohama.

min-dscn1135OSAKA.

Shin-imamiya.

    La estación que estaba más cerca de nuestro departamento de Osaka fue Shin-imamiya. Esta estación es bastante transitada pues es una estación de conexión del Osaka Loop con otras líneas. Vimos mucha gente usando esta estación, pero muy pocas personas saliendo de ella, y entendimos la razón muy rápidamente. El área cercana a Shin-imamiya está muy descuidada, incluso a llegando a estar bastante sucia. Al principio fue extraño ver esto, pues al estar hospedados por una semana en Shibuya nos acostumbramos a ver calles impecables. Shin-imamiya parecía deprimente en comparación, y nos dió una muy mala primera impresión de Osaka. Por una parte, era irrealista pensar que no existen áreas como estas en Japón, pero también debo decir que Shin-imamiya lucía como muchos lugares que he visto en ciudades mexicanas, o incluso mejor. En cierta medida fue bueno que nos hayamos hospedado aquí, pues me permitió aprender que no todo en Japón es perfecto y que lugares como estos existen en todas las ciudades del mundo.

Osaka-eki

    La estación de trenes de Osaka también es una de las principales estaciones de Japón, y como la principal estación de Osaka, es muy amplia y lujosa. En esta estación en específico, además de hoteles, restaurantes, tiendas y plazas departamentales, también está un Poké-center. Uno de los famosos Pikachus que bailan en Yokohama estuvo ahí, haciendo tonterías y en general siendo gracioso.

Dotombori.min-dscn1748

    Dotombori es un famoso sector comercial en Osaka. Me recordó bastante a Shinjuku y a Asakusa.

Castillo de Osaka.

    Uno de los lugares más bonitos de Osaka, por obvias razones, tiene una arquitectura muy parecida al palacio imperial en Tokyo. Dentro del castillo hay un pequeño museo que habla sobre las batallas que ha habido en Osaka.

KYOTO.

Gion.

    El legendario distrito de Geishas está rodeado de comercios y templos. No vimos ninguna Geisha, pero eso era de esperarse. Las geishas han alcanzado un estatus casi mítico en los últimos años, y ver alguna es un algo muy inusual. Gion también está rodeado de pequeños templos que muy pocos turistas se molestan en visitar, lo cual es un desperdicio para ellos y una ventaja para nosotros, pues precisamente esa soledad y tranquilidad que se siente en los templos es lo que los hace aún más agradables.

Kinkaku-ji.

    Uno de los pocos lugares que no están cerca de alguna estación de trenes. Las paredes de Kinkaku-ji están cubiertas por láminas de oro. El interior también está cubierto de oro, pero no es accesible a los turistas por razones obvias. Tanto Kinkaku-ji como en el palacio de Osaka y Senso-ji estuvieron llenos de turistas, principalmente Chinos y Europeos, pero también me llamó la atención notar que la mayoría de los templos y lugares históricos de Japón tienen una afluencia constante de estudiantes. Es fácil de entender, pocos países tienen una cantidad tan grande de sitios históricos tan importantes y tan accesibles. Es normal que los viajes escolares se hagan a este tipo de lugares, y la verdad en muchos momentos envidié a estos niños, sobre todo cuando recordaba mis viajes escolares a la fábrica de cajas.

    Para llegar a Kinkaku-ji, tuvimos que usar un camión urbano. Este fue el segundo autobús que tomamos en Japón, y yo esperaba una experiencia tan, digamos, florida como los autobuses urbanos de México, eternamente patrocinados por Warner Brothers, la virgen de Guadalupe y La Poderosa. En Japón, los autobuses son tan puntuales, limpios y seguros como los trenes. En cada parada hay horarios para la referencia de los pasajeros. Estos horarios son observados y cumplidos religiosamente por los conductores. Para usar el autobús, también requerimos un mapa de las rutas, que era tan completo (y complejo) como el mapa de trenes.

min-dscn1234Fushimi Inari-Taisha

    Fushimi Inari es probablemente el templo shintoista más famoso de Kyoto. Es famoso por contar con inumerables puertas anaranjadas rodeando el sendero que lleva hasta la cima de la montaña. Como casi todos los lugares turísticos de Japón, sólo la entrada está llena de turistas, y muy pocos de ellos se molestan en subir la montaña. Fue por esto que dentro de las puertas iniciales era casi imposible caminar, pero en la cima nos encontramos totalmente sólos.

Arashiyama.

    Como muchos lugares famosos de Japón, el bosque de bamboo de Arashiyama está perpetuamente lleno de turistas. Lo mejor es recorrerlo caminando, y aunque hay varias tiendas donde rentan bicicletas, la cantidad de turistas hace que sea imposible usarlas.

Kyoto-eki.

    Una de las más famosas estaciones de trenes de Japón. Justo como las estaciones de Tokyo y Osaka, esta estación es enorme y contiene muchas tiendas, restaurantes, centros comerciales, e incluso hoteles enteros.

Saliendo de Japón.min-dscn1333

    Preocupados por perder nuestro vuelo de regreso, regresamos muy temprano de Osaka. Desde Shin-Osaka tomamos el Shinkansen hasta la estación de Tokyo y de ahí tomamos el Narita Express, que nos llevó directamente a nuestra terminal.

    El aeropuerto de Narita es el más bonito y práctico en el que he estado y, gracias a que llegamos muy temprano, pudimos explorarlo cómodamente.

Conclusiones.

    Si uno va a Japón esperando que en cada esquina haya tiendas de videojuegos o anime, será sumamente decepcionante. Duante las dos semanas, sólo vi a tres personas jugando videojuegos en el tren, y sólo vi a una persona leyendo manga. Tal parecería que la cultura otaku fuese exportada en su totalidad y estuviera más arraigada fuera de Japón. Sin embargo, hay cosas mucho mejores que los videojuegos y el anime. Los templos y castillos me dieron algunas de las vistas más hermosas que he tenido. Tanto así, que he llegado a preocuparme, pues no quiero sentirme decepcionado de otros lugares a los que viaje en el futuro.

    Me permitió darme cuenta de lo dependiente que México es de los Estados Unidos. No sólo en cuestiones económicas y geográficas, sino en temas tan sencillos como la música, la comida, la arquitectura, la moda y la actitud que tenemos frente al trabajo y a la vida en general. Esto es de esperarse, pues culturas tan cercanas tienden a tener aspectos parecidos, pero no es hasta que uno va a un país totalmente diferente que llega a notar la gravedad de esto.
min-dscn1622     Lo peor del viaje fue el jetlag, tanto el de llegada como el de regreso. Despertar a las 3am sin poder volver a dormir y después estar totalmente exhausto a medio día no es una sensación agradable, pero es inevitable, es pasajera, y es un precio pequeño que estoy totalmente dispuesto a pagar de nuevo.

    Una parte de mi esperaba sentirse decepcionado de Japón. Esperaba ir y ver que no hay tanta diferencia entre Japón y México, tratando de sentir que estamos haciendo las cosas relativamente bien. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Llevaba expectativas muy altas de Japón y todas fueron sobrepasadas, por mucho. Cuando regresé a México, me sentí deprimido por varios días al darme cuenta que nosotros podríamos tener todas las ventajas que tienen en Japón, pero nuestra característica indiferencia, hostilidad hacia nuestra propia sociedad y nuestra falta de ímpetu han logrado que seamos un país del tercer mundo que nunca ha sabido aprovechar las ventajas y recursos que cualquier país del primer mundo querría tener. Llegué a la conclusión de que lo único que diferencia a Japón y a México es la actitud de sus pobladores y encuentro todo esto sumamente triste y decepcionante.

    Realmente me gustó todo lo que vi en Japón y no podría elegir una cosa en particular. Me gustó estar inmerso al 100% en un idioma del cual entiendo sólo lo más básico, y a la vez esto me exigió recordar y practicar lo que estudié hace años. Fue muy divertido ver las expresiones de terror absoluto de los japoneses cuando ven que eres un gaijin y tratas de comunicarte con ellos en inglés. Fue casi tan divertido como las expresiones que yo hice cuando no entendía lo que me trataban de decir en japonés. Esto fue salir de mi zona de confort de una manera retadora y divertida a la vez. A pesar de no poder comunicarse bien, los japoneses siempre se esfuerzan en ofrecer un servicio excelente, y la verdad es que siempre lo logran. También fue muy divertido perderse en las calles y entrar a lugares desconocidos, explorar la ciudad a cualquier hora sientiendo la tranquilidad de que uno no va a terminar asaltado o muerto por entrar en lugares que no debía. Pocos paises pueden ofrecer esto y es una de las cosas que más valoré cuando estuve en Japón.

    Creo que el aprendizaje más valioso que traje del viaje fue ver lo profesionales y empáticos que pueden ser los japoneses. Admiré muchísimo esto, pues todos los días confirmo quemin-dscn1667 algo que nos falta en México es profesionalismo. Los japoneses tienen una mentalidad casi obsesiva con su trabajo, y, aunque sé que esto les trae ciertos problemas, también sé que podríamos aprender mucho de esto. Sé que muchas personas consideran la personalidad de los japoneses como tímida, fría o demasiado seria, pero creo que lo que pasa es que no les gusta importunar a los demás. Por ejemplo, los japoneses tienen fiestas y festivales, y si alguno de ellos quiere embriagarse y cantar hasta el día siguiente, va a hacerlo en un cuarto privado para no molestar a los vecinos en la madrugada (de hecho, es por esto que los karaokes son tan populares allá).

    En definitiva, me llevé una excelente opinión de Japón. Sería capaz de mudarme definitivamente a este país si las condiciones son las adecuadas, y, cuando menos, me gustaría repetir un viaje turístico en algún momento. Pensé que este sería mi último viaje del año, pero sin saberlo, ya me habían programado otro viaje a Nueva York…

Share

Alan Verdugo / 2016/11/23 / Uncategorized / 1 Comment

Viaje a Japón. Parte 2: Tokyo y Yokohama.

Aquí están detallados los preparativos para el viaje. Aquí la travesía por Osaka y Kyoto.

    Una vez que nos instalamos en Tokyo y dormimos por unas horas, era momento de salir a conocer. Al principio fue un poco intimidante, y sólo salimos cerca del departamento a un café en donde tenían su menú en inglés, pero poco a poco fuimos explorando la zona.

min-dscn0796Shibuya.

    Aquí fue donde se encontraba nuestro departamento. Shibuya es considerada una zona famosa de Tokyo, donde se pueden encontrar muchas tiendas departamentales. Pocos lugares del mundo pueden presumir que incluso uno de sus cruces peatonales es una atracción turística que se puede ver en vivo por Internet.

    A unos metros del cruce peatonal (y de la estación de Shibuya) se encuentra la estatua de Hachiko, el Shiba-Inu que adquirió fama mundial gracias a la lealtad por su humano. A pesar de que Hachiko murió hace más de 80 años, su estatua aún está rodeada de gente a todas horas, incluso es necesario hacer fila para tomar fotos. Últimamente ha llegado un gato (¿o gatos?) a refugiarse bajo Hachiko, lo cual hace que aún más gente vaya y tome fotos. A pesar de la fama tan grande que tiene Hachiko, es casi imposible encontrar productos basados en su imagen. Tal parece que los japoneses respetan demasiado a este perrito, tanto que no quieren usar su imagen para fines comerciales. En general, Shibuya fue una de las partes más agradables que vi en Tokyo. Tiene el equilibrio perfecto entre un distrito comercial y una zona residencial, y a mi gusto sería el lugar perfecto para vivir en Tokyo.

Meiji Jingu.min-dscn0329

    Un bosque dentro de Tokyo. Este fue la primera de las muchas locaciones tradicionales que visitamos, y realmente se siente como un lugar místico en donde aparecen mapaches mágicos con hojas en la cabeza. Meiji Jingu tiene un terreno muy extenso en una excelente área de Tokyo. Esta fue otra de las buenas impresiones que me llevé de los japoneses, pues a pesar de que Meiji Jingu tiene un terreno tan extenso y atractivo, han decidido conservarlo íntegro como un lugar sagrado y libre de influencias negativas como la contaminación o el comercio. Aquí tuvimos la oportunidad de presenciar una boda tradicional japonesa.

Omotesando.

    Saliendo de Meiji Jingu comimos un takoyaki y caminamos por Omotesando. A mi gusto y experiencia, Omotesando es una de las áreas más elegantes de Tokyo, e incluso me parece que es más elegante que la Fifth Avenue de Manhattan.

El palacio imperial de Tokyo.

min-dscn0490    La residencia oficial del Emperador de Japón. Jamás había visto una casa tan amplia e impresionante. Los japoneses tienen un gusto excelente en casi todas las cosas y tenían un gusto aún mejor antes. El palacio tiene una extensión impresionante a pesar de que ciertas partes no están accesibles a los turistas. Este fue, fácilmente, uno de mis lugares favoritos en Tokyo. El palacio imperial es uno de los muchísimos lugares de Japón en donde se pueden tomar fotografías a casi cualquier dirección y prácticamente se tiene garantizada una escena digna de una postal.

Shinjuku.

    Shinjuku es un sector comercial con una apariencia sumamente cyberpunk. Pudimos ver a Godzilla escondido detrás de unos edificios. Aquí recibimos la inesperada ayuda de una viejecita que se acercó a nosotros y nos preguntó, en perfecto inglés, si necesitábamos algún tipo de ayuda.

Akihabara.

    Todo fan de los videojuegos o el anime ha escuchado de Akihabara. Irónicamente, encontré pocos lugares que vendieran videojuegos o anime. La mayoría de los juegos son “UFO catchers”, es decir, juegos de gruas fraudulentos en donde se supone que ganas muñecos de peluche y otras cosas, pero donde en realidad nadie gana nada (Excepto Avena, que al parecer tomó un curso intensivo de esto). También traté de buscar los lugares donde se reúne la “Fighting games scene” y no encontré nada. Tampoco vi a muchas japonesitas haciendo cosplay, como esperaba. Las pocas que vi estaban vestidas de lolitas y repartían volantes. Sospecho que la razón de todo esto fue el horario en el que fuimos. Seguramente en fines de semana o en la noche el ambiente es muy diferente.

Asakusa y Senso-ji.min-dscn0651

    En el barrio de Asakusa está ubicado Senso-ji, un templo budista dedicado a Kannon y uno de los más visitados en Tokyo. Aquí comí un delicioso Taiyaki, que básicamente es un hotcake con forma de pescado, relleno de crema. También comimos Yakitori, que son brochetas de pollo. El restaurante de Yakitori fue toda una experiencia, ya que a pesar de estar muy cerca de Senso-ji, estaba bastante oculto de los turistas, y mientras ellos están buscando su McDonald’s y restaurantes de sushi con menús en inglés, nosotros nos dimos cuenta de que es necesario adentrarse en lo desconocido y salir de las áreas comunes para encontrar verdadera comida japonesa. Creo que entre menos turistas uno vea en un restaurante, es un mejor indicativo de la calidad y de la autenticidad de la comida.

Odaiba.min-dscn0827

    Odaiba es una isla artificial originalmente planeada para propósitos de defensa, pero ahora es un distrito comercial y turístico. Ahí nos encontramos de nuevo con Avena y Soraya, que llevan varios años viviendo en Japón y nos sirvieron de consejeros y guías de turistas.

    En Odaiba está una de las atracciones más interesantes de Japón: Un Gundam escala 1:1. Este robot gigante es lo que el gobierno japonés usa para defenderse de los monstruos que los atacan regularmente. Afortunadamente, Octubre no es temporada de monstruos y pudimos ver al Gundam estacionado en su lugar habitual.

    Odaiba tiene una de la plazas comerciales más bonitas que he visto: Venus Fort. También tiene un complejo de Toyota en donde vimos autos concept muy avanzados, como uno impulsado por hidrógeno, que también tiene la capacidad de compartir su energía con otros vehículos y con casas.

    Después de comer, fuimos a Joypolis, un arcade center de Sega. En Joypolis está el juego de drifting que usa autos de verdad, y yo estaba muy emocionado por jugarlo. Años antes de que “Fast and Furious” arruinara por completo el drifting, surgió la obra que puso al drifting en el mapa y que todos han tratado, ilusamente, de imitar. Por supuesto, estoy hablando de Initial-D Overdrift. Por una parte, tenía mucha curiosidad de manejar sentado en la parte derecha del auto, y meter los cambios con la mano izquierda. Creí que iba a ser muy difícil acostumbrarme a esto y de hecho no pensé que pudiera lograrlo, pero estaba ansioso por intentarlo.

    min-dscn0888Hay tres autos que están disponibles: El AE-86 Sprinter Trueno de Takumi, el Impressa WRX de Bunta y el RX-7 de Keisuke. Sin embargo, no es posible elegir cuál vas a usar, y las empleadas te dirigen al primero que esté disponible. En parte tiene sentido que no se te permita elegir, porque sospecho que todos querrían usar el legendario “hachi-roku”. A mi me tocó conducir el Impressa. Desgraciadamente, el juego ha sido modificado para hacerlo más sencillo. Por una parte, la palanca sólo tiene dos posiciones: Up y Down. Es muy parecido a las “paletas” que usan los autos “estándar” nuevos. Tampoco hay un clutch que necesites presionar para cambiar de velocidad (esto fue lo que más me confundió). Pero supongo que estos cambios son para que niños y gente que no sabe conducir sean capaces de jugar. Además, las gráficas ya se ven un poco viejas. Por todo esto, el juego fue algo decepcionante, tomando en cuenta que es algo caro (600 yenes por unos minutos de juego).

Ginza.

    Ginza es un área de Tokyo llena de edificios que a la vez están llenos de tiendas departamentales muy interesantes. Es conocida como un área muy elegante en donde la renta del metro cuadrado por un negocio ronda los miles de dólares. Se dice que si uno toma el billete de mayor denominación en Japón y se dobla tanto como sea posible, no sería capaz de pagar por esa misma área en el suelo de Ginza.

min-dscn0707Skytree.

   El Tokyo skytree es una torre de 634 metros de altura, se usa como atracción turística y como antena de transmisión para comunicaciones de radio y televisión. Ofrece probablemente la mejor vista la ciudad, y, con un poco de suerte, se alcanza a ver hasta el monte Fuji. Para los extranjeros, el Skytree ofrece un servicio especial en donde las filas son más cortas pero el precio es un poco mayor. Aunque el espacio es bastante reducido (como casi cualquier lugar en Tokyo), dentro del Skytree hay tiendas de regalos, un café y fotógrafos profesionales que ayudan a la gente tomando fotos por una cuota. En algún viaje futuro a Japón me gustaría visitar el Skytreee de noche, pues las luces de Tokyo deben ser impresionantes, sobre todo cuando hay fuegos artificiales en los rios cercanos.

Yokohama.

    Yokohama realmente no es parte de Tokyo, pero está bastante cerca. Aquí, Avena y Soraya nos llevaron a comer ramen y a conocer el área. Aquí vimos un par de samurais en su atuendo tradicional dando una demostración de sus habilidades. Mi niño interior surgió y recordé esos años cuando soñaba con ser un samurai y seguir el camino de la espada, tener duelos al atardecer sobre un campo de hierba alta en donde ambos contrincantes duran minutos sin moverse, estudiando a su adversario. También caminamos un rato por el barrio chino.

Daikanyama.min-dscn0424

    Nuestro último día en Tokyo lo usamos para descansar un poco y planear el viaje a Osaka. Para cenar, decidimos ir en busca de un restaurante mexicano en la elegante área de Daikanyama, pues estaba a unos minutos caminando desde nuestro departamento. El restaurante se llama Hacienda del Cielo, y tiene la particularidad de que está abierto 28 horas diarias. Tal vez suene paradójico ir a un restaurante mexicano en Japón, pero quise hacerlo porque tengo la teoría de que un japonés que pruebe el sushi estilo mexicano se sentirá decepcionado (independientemente si sabe bien o no). Quería vivir esta misma experiencia y ver si los japoneses son capaces de hacer o adaptarse correctamente a la comida mexicana. Traté de pedir unos tacos, pero me dijeron que si los quería de carne, por alguna extraña razón tenían que usar esas horribles tortillas duras creadas por los gringos. Me resigné a pedir unas enchiladas, que resultaron estar inesperadamente buenas. De cierta manera, me sentí decepcionado de que no me sentí decepcionado por la comida. El restaurante tiene una hermosa vista de Daikanyama y se alcanza a ver muy bien la famosa Tokyo Tower. El área de Daikanyama también es muy elegante y agradable, y se ve que es muy cara. Por ejemplo, pasamos por una estética donde se anunciaban cortes de cabello a ¥6,000, que es caro incluso para estándares japoneses.

Los trenes.min-dscn1080

    El sistema de trenes en Japón es suficiente para impresionar a cualquiera, y es una atracción turística por si mismo. La puntualidad y exactitud obsesiva es algo digno de admirar. Tan sólo el sistema de trenes de Tokyo pone en vergüenza al de toda el área metropolitana de Nueva York (ya no se diga al de la Ciudad de México) y recordemos que se puede viajar desde casi cualquier punto de Japón hasta el otro lado del país moviéndose exclusivamente en trenes. Es por esto que los japoneses han desarrollado un gusto y orgullo tan arraigado por sus trenes. La gran mayoría de los japoneses usan los trenes a diario y esto hace que pocos de ellos necesiten comprar un auto. Los trenes son eficientes, rápidos, seguros, limpios y relativamente baratos, además de que han permitido a las zonas metropolitanas de Japón ser ciudades ultramodernas en las que viven millones de personas sin tener problemas de tráfico.

    En Tokyo, los trenes tienen pantallas que muestran el recorrido del tren, con los nombres de las estaciones en japonés e inglés. Cada parada es anunciada en japonés y en inglés. En cada estación hay muchos letreros y señalamientos que permiten encontrar los andenes rápidamente (todo esto también en inglés). En Osaka y Kyoto los trenes son más viejos, no tienen pantallas, las paradas sólo se anuncian en japonés y las estaciones no ofrecen mapas impresos, pero incluso así, es fácil entender las rutas.min-dscn0171
Algo que me llamó la atención del sistema de trenes japonés es que no usan una tarifa base como en la ciudad de México o Nueva York. En Japón, se paga dependiendo de qué tan lejos se va a viajar. Para evitar que alguien pague la tarifa mínima y trate de viajar más lejos, el boleto de entrada también se tiene que usar al momento de salir de la estación. Esto me pareció muy ingenioso y justo, pues debido a la extensión tan grande de la red de trenes, sería inconveniente que un usuario pague lo mismo por ir a la siguiente estación que al otro lado del pais. Tal vez este mecanismo de cobro es el que ha permitido a Japón ofrecer un servicio de tan alta calidad, y creo que, a pesar de las inevitables quejas que surgirían de los mexicanos, algo así se debería implementar aquí.

    Las personas en todos los trenes se comportan de una manera muy respetuosa, callada y tranquila, tanto es así, que muchos usan este tiempo para leer o dormir. Muy diferente al transporte colectivo de México en donde las cumbias y los vendedores hacen imposible concentrarse en un libro o dormir plenamente.

    El orgullo más grande del sistema de trenes japonés es el Shinkansen (A.K.A. el tren bala). La mejor manera en que puedo describir al Shinkansen es como un avión que nunca despega. De hecho, dentro de Japón es mucho más práctico viajar en Shinkansen que en avión.
min-dscn0636

    Como mencioné antes, decidimos comprar un JR pass porque concluimos que íbamos a necesitar viajar en el Shinkansen varias veces. Saber si es conveniente comprar un JR pass depende de varios factores. Si se va a viajar a otras ciudades de Japón durante varios días, seguramente es conveniente, pero si el viaje es corto y no se planea salir de una sola ciudad, el JR pass podría ser un gasto excesivo. Por ejemplo, un viaje sencillo en Shinkansen de Tokyo a Shin-Osaka cuesta alrededor de $46 dlls, mientras que el JR pass por 7 días cuesta aproximadamente $279 dlls. Los viajes locales dentro de las líneas de JR (entre ¥150 a ¥400 aproximadamente) son gratis presentando el JR pass. En nuestro caso, fue muy conveniente, pues el viaje duró dos semanas, y teníamos planeado viajar de Tokyo a Osaka y de Osaka estar visitando Kyoto (y tal vez Nara) regularmente. Para esto, el Shinkansen es la opción más rápida y cómoda.

    En nuestro viaje de regreso usamos el Narita Express para viajar desde la estación de Tokyo al aeropuerto de Narita. El Narita Express, como su nombre lo dice, es un tren especial que viaja directamente al aeropuerto de Narita. Obviamente, está pensado en las personas que quieren llegar rápidamente al aeropuerto sin usar los trenes locales. A pesar de que no es tan rápido como el Shinkansen, el Narita Express también es bastante veloz y ofrece muchas ventajas. Por ejemplo, en las pantallas se muestran los horarios de los vuelos próximos a salir de Narita, así como información del clima de las principales ciudades, el tipo de cambio y otra información muy útil.

    Una vez que el Shinkansen nos llevó a Osaka, nuestro objetivo era encontrar el departamento que rentamos. En el siguiente post contaré sobre el viaje en Osaka y Kyoto.

Share

Alan Verdugo / 2016/11/23 / Uncategorized / 2 Comments