Libros leídos en el 2016

    Este 2016 fue un año bastante caótico en muchos sentidos, lo cual resultó en que no cumplí con mi meta de leer cuando menos un libro por cada mes del año. Hace mucho que no pasaba esto y me siento decepcionado de mi mismo, sin embargo considero que la gran mayoría de los libros que leí fueron buenos y que cada uno me enseñó algo diferente, así que de cualquier manera me siento satisfecho.

01 – “The information: A history, a theory, a flood.”, de James Gleick.

    James Gleick se propuso la dificultosa tarea de compilar toda la historia de la información en un libro, y, a pesar de ser un tema tan amorfo y extenso, creo que lo logró muy bien. Empieza hablando sobre cómo los africanos usaban tambores para transmitir mensajes, y de la revolucionaria idea de que lo único que es escencial en la transmisión del mensaje es el mensaje mismo. Habla de la inusual vida de Charles Babbage y de como su brillante máquina diferencial era considerada un juguete inútil. Se habla sobre la revolucionaria invención del telégrafo, y de cómo cambió la forma de pensar de la gente, y con ello, inició la verdadera globalización. Por ejemplo, cuenta la historia de como cierta señora llevó un plato de sopa a la oficina de telégrafo, esperando poder enviarlo a su hijo en otra ciudad. Incluso gente culta y educada se confundía en las oficinas de telégrafo cuando se les decía que su mensaje ya había sido enviado, mientras que el mensaje aún seguía escrito en la hoja en la que lo escribieron. Es decir, la gente tuvo que divorciar el concepto de “mensaje” de el concepto de “medio”, y esto probó ser inesperadamente difícil. La humanidad en general no estaba preparada para comprender un cambio tan radical, y se hablaba por primera vez de que, para comunicarse, “ahora, el tiempo y el espacio son insignificantes”. La idea de conectar a America con Europa a través de un cable submarino se consideraba absurda e inconveniente, después de todo, “¿qué podrían lograr sólo un montón de cables?”. El concepto de clima y toda la meteorología sufrió cambios impresionantes. El clima dejó de ser un fenómeno local y por fin se comprendió que había fenómenos que abarcaban grandes distancias, y que todo el sistema climatológico del mundo estaba, de alguna manera, conectado. También se habla de que los usuarios del telégrafo empezaron a usar formas primitivas de encripción y compresión de datos, con el propósito de ocultar mensajes a los operadores de telégrafo o ahorrarse dinero al enviar menos caracteres.

    Este libro fue una lectura sumamente interesante, recomendable a cualquiera, pero que debería ser lectura obligada para cualquiera que estudie o trabaje con cualquier tipo de información, es decir, la mayoría de las personas de hoy en día. De habérseme enseñado la historia de la información de esta manera en la escuela, la habría disfrutado muchísimo más.

02 – “The forever war”, de Joe Haldeman.

    William Mandella es un físico que ha sido obligadamente reclutado para formar parte de una élite de genios atletas entrenados para pelear contra los Taurans, una civilización extraterrestre de la cual no se sabe casi nada. Para pelear contra ellos, usan armaduras futuristas con toda clase de armas, camuflajes digitales y visores inteligentes. La historia fluye constantemente y siempre hay situaciones interesantes o emocionantes. Menciono esto porque desgraciadamente muchos libros de ciencia ficción tratan de tomarse demasiado en serio a si mismos y terminan siendo aburridos o dejan de lado los aspectos de ciencia ficción en favor de intrigas políticas o militares. Una particularidad de The Forever War, es que uno de los temas centrales son las problemáticas de la relatividad del tiempo en una guerra interestelar. Por ejemplo, al viajar a velocidades cercanas (y más tarde mayores) a la de la luz, hay momentos en los que el tiempo para los soldados pasa más “rápido” y permite adelantarse a los Taurans en cuanto a investigación y desarrollo bélico, y por lo tanto, les permite destruir totalmente a sus oponentes en las batallas subsiguientes. Sin embargo, a veces pasa lo contrario y los humanos se ven indefensos frente a tecnología demasiado avanzada. Los eventos en la Tierra también pasan más rápido con respecto a los soldados peleando en el espacio, y muchos de ellos regresan sólo para ver a sus familiares muertos, ver que sus ahorros ya no valen nada gracias a una devaluación acelerada, o por el contrario, que sus ahorros han aumentado exponencialmente. Gracias a que son muchas las personas en esta situación, se pierde totalmente el tiempo “común” y todo pasa subjetivamente respecto al protagonista. Estamos hablando del máximo jetlag, donde no son horas las que se pierden o ganan en un viaje, sino décadas o incluso siglos. El shock cultural que acompaña a ese jetlag es igualmente violento y devastador. Interstellar y otras historias han explorado este tema brevemente, pero esta es la primera vez que veo a un autor yendo a fondo con él y explorarlo no sólo al nivel de una persona, sino de toda la raza humana. La gente es forzada a acostumbrarse instantáneamente a “nuevas” modas, costumbres, tecnologías y leyes. De hecho, en la segunda mitad del libro se discute un aspecto social muy importante sobre el cual el gobierno tomó control, y de si hacerlo es ético, permisible, o incluso deseable y ventajoso. No comentaré nada más en favor de no arruinar algunas sorpresas, y para tratar de incitar la curiosidad y el interés de leer este excelente libro. The Forever War ganó los premios Nebula, Hugo y Locus, y generalmente puede verse en las listas de los mejores libros de ciencia ficción. No puedo evitar pensar que así fue como debió escribirse Starship Troopers.

03 – “Cordero”, de Christopher Moore.

There is no such thing as a conservative hero.

    Este es el “evangelio perdido” que nunca se escribió. Cuenta la historia de Jesús de Nazareth durante su infancia y adolescencia, narrada por su mejor amigo. Este libro me sorprendió de buenas y malas maneras. Por un lado, esperaba que se centrara mucho más en la comedia, pero por otro lado, en ciertos momentos pasa de ser totalmente irreverente a ser bastante profundo y provocador. Admito que cometí el grave error de leer este libro en una traducción española, lo cual disminuye casi por completo toda la gracia que tiene. Tengo la sospecha de que, de haberlo leído en su idioma original, lo habría disfrutado mucho más. No sólo eso, la traducción es mala incluso para los estándares españoles y eso se nota incluso cuando no he leído este libro en inglés. Sin embargo, recomiendo leerlo cuando menos como ejercicio mental, para pensar en cómo pudo haber sido la adolescencia de Jesús, de la cual sospechosamente nada se menciona en las versiones “oficiales” de la Biblia.

    Gracias a este libro, descubrí que, de hecho, si hay evangelios apócrifos que hablan sobre la niñez y adoslescencia de Jesús, sin embargo, el autor decidió no basarse en ellos dado a que el libro resultaría aún más polémico (por ejemplo, el evangelio de Tomás habla de como el niño Jesús mataba niños que lo hacían enojar, y de cómo cegaba a los padres cuando se quejaban de ello). Por este tipo de razones, el autor empieza y termina el libro con advertencias, diciendo que no escribió Cordero para tratar de quebrantar la fe de nadie, ni para burlarse de ella. Debido a esto, el autor no toma riesgo alguno. Esto es un poco descepcionante, pero también entendible conociendo lo fanáticas, y peligrosas, que pueden ser las mentes cerradas. Sin embargo, Cordero incita a hacernos muchas preguntas muy interesantes: ¿Por qué no hay más historias sobre la juventud de Jesús? ¿Acaso existen, pero fueron ignoradas y ocultadas deliberadamente?, ¿Cómo se escribiría un evangelio en nuestros días?, ¿De escribirse hoy en día, sería más tolerante y menos estricto?, ¿sería más claro y con menos parábolas confusas y fáciles de malinterpretar?, ¿Cuál sería la posición de Jesús sobre temas polémicos actuales, como el aborto, la homosexualidad, o la igualdad de géneros?, ¿A qué se debió el cambio tan radical entre las enseñanzas del viejo y nuevo testamento? Es interesante pensar en todo esto, aunque seguramente nunca tendremos respuestas.

04 – “The hacker crackdown – Law and disorder on the electronic frontier.”, de Bruce Sterling.

    Este libro esta disponible libremente en Project Gutenberg, servidores del MIT, la universidad de Adelaide, y muchos otros sitios, pues Bruce Sterling lo liberó oficialmente (y muy atinadamente) en 1994. The hacker crackdown cuenta la historia de los hackers de finales de los 80s y principios de los 90s, así como los eventos de la infame operación Sundevil, la cual no era más que una redada conjunta de hackers en los Estados Unidos. Empieza contando sobre los orígenes de la red telefónica, y cómo los circuitos reemplazaron a cientos de miles de operadoras telefónicas, que a la vez reemplazaron a varones adolescentes pues resultó obvio que a los hombres les gusta mucho jugar bromas y hacer maldades con las redes de comunicación. La aburridísima y preocupante segunda parte del libro se centra más en las distintas autoridades que dificilmente, y sin mucho éxito, trataban de ponerle un alto a los crímenes cibernéticos.

05 – “The princess bride, S. Morgenstern’s classic tale of true love and high adventure”, de William Goldman.

    Después de tener este libro en mi lista por varios años, por fin me di un tiempo para leerlo. The princess bride fue, supuestamente, originalmente escrito por un tal S. Morgenstern. La versión de Goldman es una versión abreviada y con anotaciones. Desafortunadamente la version de Morgenstern es imposible de conseguir, pues nunca ha existido realmente.

    Admito que el título del libro me hizo temer que fuera una novela cursi y fantasiosa estilo Disney, y tal vez fue por eso que postergué tanto leerlo. Afortunadamente estos miedos estaban infundados y resultó ser un libro excelente. En partes, se siente como si Douglas Adams hubiera escrito un libro de fantasía. Desgraciadamente, siento que este será otro de esos libros que le recomiendo a todos mis conocidos y nadie termina leyendo.

06 – “CompTIA Linux+ complete study guide, 3rd edition”, de Roderick W. Smith.

    Otra aburrida guía para exámenes de certificación, específicamente para los exámenes LX0-103 y LX0-104, que son necesarios para obtener la certificación CompTIA Linux+, la cual, a su vez, es equivalente a LPIC-1. La lectura de este libro no garantiza obtener un buen resultado en los exámenes de certificación, de hecho, se recomienda tener cuando menos un año de experiencia previa antes de intentarlo, sin embargo, como material de estudio, el libro es bastante bueno. Después de cada capítulo se ofrecen preguntas de prueba para diagnosticar el avance obtenido, y esto es muy útil, dado el elevado precio de los exámenes. Anteriormente escribí sobre el proceso de certificación y el papel que tomó este libro en conseguirla.

07 – “The man in the high castle”, de Philip K. Dick.

    Después de los insoportables meses que pasé leyendo el libro anterior, por fin pude leer un libro por el simple placer de leer, y realmente fue placentero leerlo. Elegí The man in the high castle por su interesante premisa y por ser uno de los más famosos libros del poco conocido sub-género de la historia alternativa. Este sub-género, si su nombre no lo explicó ya, trata de experimentar un poco con la historia real y bifurcarla de manera que ciertos eventos históricos transcurran de una manera diferente. En este caso, se habla de qué hubiera pasado si el Eje hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial. La mayoría del territorio mundial es dividido entre Alemania, Japón e Italia, con algunos territorios menores lastimosamente aferrándose a algo parecido a la independencia. Los Estados Unidos son una pequeña fracción de lo que eran antes, tanto en territorio como en espíritu y ahora se les considera una cultura casi extinta, pero por demás interesante, algo parecido a como los colonizadores ingleses casi destituyeron totalmente a los nativos americanos. También, por ejemplo, se mencionan a coleccionistas de objetos del ya moribundo estilo de vida de la cultura Americana (como pistolas de cowboys) lo cuál me hace pensar en cómo ahora las espadas samurais son vistas como objetos de colección.

    En ciertas partes los personajes hablan de un libro ficticio que habla de qué hubiera pasado si los Aliados hubieran ganado la guerra y empiezan a hacer conjeturas de cómo se hubiera logrado esto. Esta parte es una de las más intersantes de todo el libro, pues ciertos eventos concuerdan con nuestra realidad y otros no.

    El libro no es inmune a ser considerado polémico, pues aunque si destaca los horrores inegables y obvios del nazismo, también muestra efectos secundarios positivos del control Alemán. Por ejemplo, una vez que básicamente conquistaron la parte que les interesaba del mundo, la tecnología de los alemanes es enfocada en una nueva frontera: el sistema solar. Tengo que concordar en que la organización y la alta ética laboral alemana es algo digno de envidiar, y que ciertos paises (que no mencionaré para evitar sonar malinchista) se verían muy beneficiados en adoptar ciertas de esas características. Creo que ese es el gran logro de The man in the high castle: ser capaz de ilustrar los horrores que sufriríamos en ese mundo alterno pero a la vez mantener una visión hasta cierto punto neutral y sobria.

08 – “Lord of Light”, de Roger Zelazny.

Now I just want to sleep the sleep of ages, to know again the Great Rest, the perpetual bliss, to hear the songs the stars sing on the shores of the great sea.

Names are not important. To speak is to name names, but to speak is not important.

Your insolence will be repaid both now and in a life yet to come.

You will serve me in this matter. You will serve me willingly or unwillingly, but you will serve me.

Catch your breath quickly now, while you may. Breath is the least appreciated gift of the gods. None sings hymns to it, praising the good air, breathed by king and beggar, master and dog alike. But, oh to be without it! Appreciate each breath, Rild, as though it were your last-for that one, too, is near at hand!

We would give them knowledge of the sciences and the arts, which we possess, and in so doing we would destroy their simple faith and remove all basis for their hoping that things will be better-for the best way to destroy faith or hope is to let it be realized.

I am sure we will both regret it if I have to kill you.

A man is a thing of many divisions, not a pure, clear flame such as you once were. His intellect often wars with his emotions, his will with his desires… his ideals are at odds with his environment, and if he follows them, he knows keenly the loss of that which was old-but if he does not follow them, he feels the pain of having forsaken a new and noble dream. Whatever he does represent both a gain and a loss, and arrival and a departure. Always he mourns that which is gone and fears some part of that which is new. Reason opposes tradition. Emotions opposes the restrictions his fellow men lay upon him. Always, from the friction of these things, there arises the thing you called the curse of man and mocked-guilt!

Let there be no bugles within our ranks, Siddhartha. For this is not battle, but slaughter.

    Este libro fue la sorpresa que me llevé este año. Conocía a Roger Zelazny por haber leído su excelente historia For a breath I tarry, pero no esperaba que fuera capaz de escribir de esta manera. Lord of Light es la historia de Buddha, que intenta revelarse contra dioses como Yama, Vishnu, Kali, Ganesha y tantos otros para lograr el Aceleracionismo, es decir, que dejen de entorpecer la evolución humana. Al principio creí que este libro sería algo parecido a Siddhartha de Herman Hesse, y en cierta medida lo es, pero también hay tintes de otros géneros que disfruto mucho, como la ciencia ficción y la estrategia militar. Y vaya que hay peleas interesantes entre los dioses. Alianzas son hechas y deshechas de un momento a otro y las peleas entre dioses son absolutamente debastadoras e impresionantes. Todo esto mientras todos debaten con una seguridad, tranquilidad e iluminación zen absolutas.

09 – “The selfish gene”, de Richard Dawkings.

    Dawkings es conocido por muchos por ser una especie de “ateo profesional” y debatir con fundamentalistas acerca de lo equivocados que están. Sin embargo, Dawkings también es un zoologo muy inteligente y este libro es la prueba. Básicamente, habla de cómo nuestros genes son “egoistas” y sólo nos usan para reproducirse, lo que nos reduce de cierta manera a ser vehículos biológicos manipulados por ellos. Explora muchísimos comportamientos interesantes que corroboran esta teoría. También explora las explicaciones evolutivas de comportamientos que, de primera instancia, parecen paradójicos para una estrategia evolutiva estable, por ejemplo, comerse a las crías, el suicidio, arriesgar la vida por salvar a alguien más o simplemente reusarse a reproducirse. Todo esto está escrito de una manera muy asequible para cualquiera que tenga un poco de interés en ver los patrones de las formas de vida y cómo contribuyen a la supervivencia de cada especie, y, por lo tanto, de sus genes.

    Este libro es famoso por ser el origen del concepto de “meme”, que Dawkings define como un una entidad “viva” por contar con muchas (¿o todas?) de las características de los organismos que tradicionalmente le atañemos a los seres vivos: nacer, crecer, reproducirse y morir, así como evolucionar a través de las generaciones, competir por recursos necesarios para su sobrevivencia y heredar características a sus descendientes. Mucho antes de que la palabra meme fuera asociada con imágenes graciosas (y no tan graciosas) en internet, este libro explicó el transfondo científico de estos fenómenos, así como de otros como la moda, las historias, las costumbres, tradiciones, y muchas otras más que demuestran que la evolución es una fuerza imprescindible, inevitable y constante en muchos otros campos, incluso fuera de la biología. Todo esto resultó en la aparición de un nuevo campo de estudio: la memética.

    Una de las partes más interesantes de The selfish gene es donde se discute el experimento de Robert Axelrod, en el cual se pusieron a competir a varios programas que utilizaban estrategias para competir en el Dilema del Prisionero de manera iterativa. Después de ver los inesperados resultados, se discute si estas estrategias se pueden considerar estrategias evolutivamente estables y bajo qué situaciones. Obviamente aquí intervienen varios temas relevantes, como la teoría de juego, la filosofía, la política, la antropología y la psicología.

    En general este es un libro sumamente interesante, que debería ser leído por cualquiera que tenga un mínimo interés en la genética y en los comportamientos de los seres vivos, o cuando menos para que los usuarios de internet sepamos como se pronuncia correctamente la palabra “meme” y cuál es su verdadero significado.

10 – “Have space suit-will travel”, de Robert A. Heinlein.

Money problems can always be solved by a man not frightened by them.

There is no such thing as luck; there is only adequate or inadequate preparation to cope with a statistical universe.

Some people insist that “mediocre” is better than “best.” They delight in clipping wings because they themselves can’t fly.

    Después de leer Starship Troopers y The moon is a harsh mistress el año pasado, leer un libro de Heinlein que está más enfocado a la simple aventura que a la intriga militar y política fue muy refrescante. Este es un libro mucho más ligero y digerible que los dos mencionados antes, lo cuál es entendible pues el protagonista es un adolescente y todo el libro se siente diseñado para ser disfrutado por varones irresponsables con sueños de viajar por el espacio, como yo alguna vez lo fui. Heinlein se proyecta en el padre del protagonista y usa esto para dar consejos a las nuevas generaciones y para quejarse, con mucha razón, del inutil sistema educativo actual (de finales de los 50s, pero da lo mismo porque el actual es igual o incluso peor). Este libro sobrevive al paso del tiempo gracias al pésimo sistema educativo. Nunca sabremos si Heinlein vislumbró esto o si sólo es una triste coincidencia. Yo sospecho que es un poco de ambas.

    Una vez que la ciencia ficción hace su aparición, el libro se vuelve muy parecido a The Martian. El protagonista necesita usar su conocimiento en ciencias para sobrevivir en el espacio. No voy a sugerir que Andy Weir se basó en Have space suit-will travel, porque me parece natural que cualquier persona que se vea en problemas fuera de la Tierra sobrevivirá únicamente si tiene el conocimiento necesario y sabe cómo utilizarlo. Hasta ahora, la Tierra es el único punto insignificantemente seguro del universo, y la ciencia es la única herramienta que tenemos para sobrevivir fuera de ella. Los eventos del Apollo 13 son la mejor prueba de esto.

    En general, este libro es una muy buena space opera. Hay mejores libros de Heinlein, pero este me parece perfecto para lectores jóvenes que apenas van iniciando en la ciencia ficción. Si hubiera leído este libro cuando era más jóven, habría sido mi favorito por muchos años.

Share

Alan Verdugo / 2016/12/20 / Review / 2 Comments

Libros leidos en el 2015

BookCoverPreviewFront01- “Python for informatics”, de Dr. Charles Severance.

    He de decir que este es un un libro didáctico bastante simple y sin muchas ambiciones. Este libro está disponible en varios formatos electrónicos totalmente gratis. Como casi todos los libros técnicos, se vuelve muy aburrido si no se hace una práctica de los conceptos. Por esta razón, el autor provee varios ejercicios prácticos al final de cada capítulo. La mayoría de ellos está enfocada a el manejo de archivos, cadenas o expresiones regulares, pero también trata temas más interesantes, como REST APIs, web services y bases de datos. Completando los ejercicios prácticos, el libro se vuelve muy interesante y retador, de otra manera es sólo un libro de programación demasiado aburrido y básico (Para dar una idea, una de las secciones se llama “¿Por qué programar?”). Mejores libros se han escrito y se escribirán sobre este tema, pero cumplió su función de mantenerme practicando y aprendiendo trucos nuevos. El MOOC de Coursera hecho por el autor usa este libro como material de apoyo, pero tanto el libro como el curso son bastante sencillos y por lo tanto pueden estudiarse de manera independiente sin ningún problema.

el-arte-intrusion02 – “El arte de la intrusión”, de Kevin D. Mitnick y William L. Simon.

    Este libro es un compendio de casi una docena de historias reales de hacking que fácilmente podrían ser llevadas al cine, y que serían mucho más realistas y entretenidas que todas las películas que se hayan realizado sobre este tema. A pesar de haber sido escrito en el 2005, “El arte de la intrusión” no ha caído en la obsolescencia debido a que la gran mayoría de los ataques explicados se basan en la ingeniería social y son explicados de una manera tan clara y concisa que es relativamente fácil entenderlos incluso por neófitos en el tema, por eso es que este libro podría ser leído como una colección de novelas cortas de misterio y espionaje. Al final de cada capítulo, Mitnick explica lo que se debió hacer para evitar cada ataque, o cuando menos, como se pudo atenuar el daño.

    Las mejores historias, a mi parecer, son la de un grupo de hackers que usan la ingeniería inversa para entender el código de las máquinas tragamonedas (ganándose cientos de miles de dólares en el proceso), la de un par de presidiarios que logran armar un pequeño centro de cómputo dentro de la cárcel, el cual usan para su beneficio y diversión, y la de una pequeña compañía de hackers que usó sus habilidades para averiguar las verdaderas intenciones de otra compañía que ofrecía comprarlos.

    En el libro anterior de Mitnick, “The art of deception”, todas las historías eran ficticias basadas en posibilidades reales de intrusión informática, pero  “The art of intrusion” es el primer libro de este estilo escrito por Mitnick, que además usa historías reales y suficientemente verificadas, así que este es preferible por mucho.

Soy un Gato - Soseki Natsume03 – “Soy un gato”, de Natsume Sōseki.

    “En un mundo como éste en el que la gente se cree digna de admiración porque un bizco les mira atentamente, el dislate del maestro me pareció, al fin y al cabo, relativamente tolerante.”

    “La palabra “inspiración” debieron de inventarla para engañar a la gente, que no tiene ni idea de sus problemas mentales.”

    El narrador y protagonista de este libro es un gato que vive como mascota de una familia Tokiota. La posición de gato mascota le permite experimentar los sucesos desde un punto de vista privilegiado, casi exclusivo de un dios omnipresente. Esto, inevitablemente, lo lleva a convertirse en el duro crítico y filósofo de la familia y luego de los humanos en general. Naturalmente, el gato llega a tener un ego enorme, que lo lleva a, por ejemplo, pensar que el año del gato es celebrado en su honor. Estamos frente al prototipo japonés de un Garfield aún más cruel e indiferente. El gato es un escritor elegante, despiadado e inteligente, que encuentra ridículas muchas de las costumbres humanas, por la simple razón de que, de hecho, si son ridículas. La premisa de este libro es tan obvia e hilarante que me hace preguntar por qué no se ha adaptado a más medios y por qué no leí este libro mucho antes.

    Este es un libro algo largo que se siente aún más lento por la atención tan detallada que el autor le presta hasta el más minúsculo e insignificante detalle. Las partes en donde se discuten los asuntos de los humanos pueden pasar de inspiradoras a aburridísimas, aunque sospecho que el autor lo hizo así deliberadamente, a manera de crítica social. Sin embargo, cuando el autor hace uso de su humor, es absolutamente brillante y eso hace al libro soportable.

the-martian-by-andy-weir04 – “The martian”, de Andy Weir.

    Esta es la historia de la tercera misión tripulada a Marte. Mark Watney, uno de los miembros de la tripulación, es accidentalmente dado por muerto y abandonado en Marte. Mark es un ingeniero mecánico y un botánico, y usará su conocimiento para sobrevivir en Marte tanto como sea posible, e incluso buscar una manera de salvarse.

    Empecé a leer este libro creyendo que sería algo así como Stranger in a strange land combinado con I am legend. En realidad es algo así como Gravity combinado con Sunshine, y esto no es algo malo, de hecho, también es mucho muy bueno. Es obvio que Weir hizo su tarea e investigó incontables detalles sobre la geografía marciana, los procedimientos de la NASA, la química necesaria para que una persona sobreviva y otras muchas cosas sumamente interesantes que hacen al libro realista y fascinante para cualquier aficionado a la exploración espacial. En ciertas ocasiones el libro se siente demasiado fatalista y el protagonista demasiado irreverente, pero aún así, este fue uno de los mejores libros que leí este año.

    Una adaptación cinematográfica de The martian fue estrenada a finales del 2015, protagonizada por Matt Damon y dirigida por Riddley Scott. Esta adaptación es bastante buena y le hace mucha justicia al libro, pero recomiendo leer el libro antes de ver la película porque así se disfrutan más de los detalles de otra manera pasarían totalmente desapercibidos. Como dato curioso, Andy Weir también fue programador de WarCraft 2 y también es autor de la historia corta The egg, que ha creado fama, adaptaciones, y algunas copias descaradas.

brief05 – “A brief history of time”, de Stephen Hawking.

    Esta es lectura indispensable para cualquier persona que se sienta interesada en nuestro universo y el conocimiento que hemos recavado sobre él, pero más que nada en cómo se ha venido logrando esto último. A pesar de tratar sobre temas como la mecánica cuántica, el espacio-tiempo y los agujeros negros, el libro está escrito de una manera asequible y disfrutable por la mayoría, y a eso debe su popularidad. Realmente no hay mucho más qué decir sobre este libro, y sé que a muchas personas les parecerá aburrido, pero hay partes muy divertidas sobre la historia de la física y el método científico, que creo que cualquiera podría (o cuando menos debería) disfrutar. También toca la historia de temas que son interesantes pero que hoy en día todos damos por hechas, como el problemático y controversial surgimiento de la teoría heliocéntrica o el descubrimiento de la expansión del universo, y a mi en lo personal me parece fascinante que podamos aprender tantas cosas tan diversas con simplemente observar la luz que llega a la Tierra.

theroad06 – “The road”, de Cormac McCarthy.

    “There is no God and we are his prophets.”

    Un padre y su hijo pequeño viajan a pie tratando de sobrevivir en un mundo post-apocalíptico y totalmente hostil. El padre trata de mantener a su hijo seguro, educado y con esperanza. Este libro pasa de lo triste a lo deprimente, pasando por lo miserable. Sin embargo, todos sabemos que los libros buenos no siempre son felices, y este es un libro muy bueno. Tan bueno que lo terminé de leer en una semana, lo cual es muy rápido para mi. “The Road” me hizo recordar y apreciar todas las cosas tan simples que damos por hechas, como la electricidad, la comida, la medicina, el calzado y en general a toda la civilización. Un libro muy recomendable que tiene la distintiva característica de estar situado en un futuro lúgubre y triste sin centrarse en las razones que lo hicieron así. Me recordó mucho a “Lone wolf and cub”, por razones obvias, pues a excepción de estas dos obras (y otras cuantas), es raro que en la ficción se centren, de esta manera, en la sorprendentemente tierna relación que un hombre puede llegar a tener con su hijo.

moonmoon07 – “The moon is a harsh mistress”, de Robert A. Heinlein.

    HOLMES IV (“High-Optional, Logical, Multi-Evaluating Supervisor, Mark IV”), alias Mike, es una IA que controla la mayoría de las tareas en la poblada Luna de 2075. El operador de Mike, Manuel Garcia “Mannie” O’Kelly-Davis, se ve accidentalmente envuelto en la revolución que busca independizar a Luna de Terra.

    Mike es un personaje sumamente interesante. Después de cobrar conciencia de su propia existencia, usa sus ciclos libres para tratar de comprender nimiedades humanas, tales como el humor (Lo que me recordó a cierto individuo). Por ejemplo, en su intento de practicar el humor, le paga a un conserje con un cheque por el valor de $10,000,000,000,000,185.15 (lo cual a mi si me parece graciosísimo). Esto se vuelve más interesante cuando sé de primera mano que en IBM ya se está discutiendo si Watson podría entender el humor, lo cuál es una discusión de sumo interés para mi, pues investigación como esta, podría, eventualmente, resultar en la invención del elusivo detector de sarcasmo que tanto necesitamos.

    Desde muy temprano en el libro, Mike llega a ser mucho más que una IA y se vuelve un personaje totalmente entrañable, y se siente incluso insultante pensar en él únicamente como una computadora, tan insultante como pensar en un humano sólo como un montón de carne y huesos. De hecho, Mannie se siente alarmado cuando se le sugiere destruir a Mike en pos de la revolución, llegando incluso a decir que preferiría matar a un compañero humano antes de destruir a Mike, y, extrañamente, se siente totalmente natural estar de acuerdo con ese sentimiento. Mientras iba leyendo este libro me iba sorprendiendo cada vez más de lo adelantado que estaba Heinlein en cuanto a IA y programación.

    Como en sus otros libros, Heinlein hace gala de su sospechoso dominio de lenguajes que aún no existen, lo que me hace tener la ilusa fantasía de que él debió escribir su propia versión de 1984. Luna está poblada por expatriados, desterrados (en el sentido más literal de la palabra), reclusos, y prisioneros de Terra, junto con sus descendientes (lo que me recordó a Australia), lo que da como resultado una mezcla de características fisiológicas y lingüísticas muy interesantes. Esto, aunado a las discusiones diplomáticas de los auto-proclamados “lunáticos” con la autoridad terrestre, puede hacer al libro un poco pesado, pero eso no le resta la emoción de leer algo que muy seguramente llegará a pasar en algún momento de la expansión humana.

A-Storm-of-Swords-George-R-R-Martin11-lge08 – “A storm of swords”, de George R. R. Martin.

    “Old stories are like old friends, she used to say. You have to visit them from time to time.”

   “A storm of swords” es la tercera parte de “A song of ice and fire”, por lo mismo, leerlo se siente como ver la parte media de un muy buen (y muy largo) juego de ajedrez. Como era de esperarse, la guerra de los reyes continúa y vemos cómo las piezas se mueven poco a poco. Se siguen los ya acostumbrados temas de muerte, sexo, traiciones, conspiraciones, venganza y por supuesto, la guerra para ver cuál rey está más obsesionado con el Trono de Hierro de los Siete Reinos. A pesar de que este es uno de los libros más largos de la serie, se siente mucho más accesible, entretenido y fácil de leer que los dos libros anteriores. Los capítulos extremadamente largos ya no son tan comunes y se hacen menos referencias a personajes oscuros y fáciles de confundir.

    También, esta entrega resulta mucho más cruda y violenta que las anteriores. Vemos acontecimientos increíblemente sanguinarios y despiadados. George R. R. Martin ha creado la antítesis de las películas de princesas de Disney. Aquí los caballeros no tienen honor, las princesas no siempre terminan viviendo felices para siempre y no hay una distinción clara entre los “buenos” y los “malos”. Todo esto es refrescante y bienvenido por aquellos que ya estamos hartos de los clásicos, predecibles e ilusos cuentos de hadas de siempre.

childhood09 – “Childhood’s end”, de Arthur C. Clarke.

    “There were some things that only time could cure. Evil men could be destroyed, but nothing could be done with good men who were deluded.”

   La humanidad por fin ha hecho contacto con una inteligencia superior, pero las supersticiones, los prejuicios y la irreverente naturaleza curiosa de la humanidad presentan un obstáculo en su desarrollo. La raza conocida como los “Overlords” llegan a la Tierra a literalmente imponer una nueva era de gloria, paz y abundancia, pero su verdaderos motivos, sus métodos, e incluso su apariencia son un misterio para la raza humana.

    Este es el primer libro de Clarke que he leído, y me pareció bueno. Estoy de acuerdo en que aparezca en la gran mayoría de las listas de los mejores libros de ciencia ficción. Ciertos capítulos permanecerán en mi memoria y otros regresarán en forma de pesadillas. El final fue muy satisfactorio y se dan únicamente las explicaciones que deben ser dadas, lo cual crea una conclusión sólida pero a la vez abierta a interpretación. Además, este libro inspiró una canción de Iron Maiden, lo cual le suma muchos puntos.

CBSs-The-Great-Gatsby-Book-Cover10 – “The great Gatsby”, de F. Scott Fitzgerald.

“I am the son of some wealthy people in the Middle West — all dead now. I was brought up in America but educated at Oxford, because all my ancestors have been educated there for many years. It is a family tradition.”
“What part of the Middle West?” I inquired casually.
“San Francisco.”
“I see.”

    Tengo que admitir que este libro no me gustó. Es una crítica mordaz a la vida de los ricos capitalistas y su forma de vida tan despreocupada y vanal que resulta aburrida a más no poder. El estilo tan vago y demasiado subjetivo del autor no hacía nada para explicar exáctamente qué estaba pasando en la trama. Admito que llegué a la mitad del libro sin saber a detalle de qué se trataba.

    Mucha gente considera a este libro como un clásico, pero la verdad es que terminé decepcionado. Fuera de ciertas partes interesantes, siento que la mayoría del libro es olvidable. Tal vez tenga que leerlo varias veces y analizarlo muy a fondo, como mucha gente hace, pero aún así la historia no es lo suficientemente interesante para que algo me impulse a hacerlo.

sherlock-holmes-a-study-in-scarlet11 – “A study in scarlet”, de Sir Arthur Conan Doyle.

    El primer libro del gran Sherlock Holmes, cuenta la historia de como él y el Dr. Watson se conocen y resuelven su primer misterio juntos. A pesar de ser un libro tan viejo, tiene un estilo muy ameno y disfrutable, y lo mejor es que ya es del dominio público así que está disponible en Project Gutemberg. Me recordó a las historias de “La Legión de la Tarántula” que leía cuando era niño (y que seguramente se basaron en las novelas de Sir Arthur Conan Doyle). La segunda parte del libro abruptamente deja de hablar de Holmes y Watson y se centra en los mormones y sus creencias. Los mormones se han quejado de este libro diciendo que los pintan como unos locos, pero la verdad es que es casi imposible hablar honestamente de los mormones sin mostrarlos como unos locos, así que creo que la culpa es de ellos. No es hasta casi el final del libro cuando las dos historías se unen, lo cual me pareció muy extraño y confuso, porque son temáticas tan diferentes que parece ser como si fueran dos libros distintos en un sólo tomo.

978009917331112 – “Surely you are joking, Mr. Feynman”, de Richard P. Feynman.

“Well, Mr. Frankel, who started this program, began to suffer from the computer disease that anybody who works with computers now knows about. It’s a very serious disease and it interferes completely with the work. The trouble with computers is you *play* with them. They are so wonderful. You have these switches – if it’s an even number you do this, if it’s an odd number you do that – and pretty soon you can do more and more elaborate things if you are clever enough, on one machine.
After a while the whole system broke down. Frankel wasn’t paying any attention; he wasn’t supervising anybody. The system was going very, very slowly – while he was sitting in a room figuring out how to make one tabulator automatically print arc-tangent X, and then it would start and it would print columns and then bitsi, bitsi, bitsi, and calculate the arc-tangent automatically by integrating as it went along and make a whole table in one operation.
Absolutely useless. We *had* tables of arc-tangents. But if you’ve ever worked with computers, you understand the disease – the *delight* in being able to see how much you can do. But he got the disease for the first time, the poor fellow who invented the thing.”

   Este es un libro autobiográfico del famoso ganador del premio Nobel de física. Feynman, además de un genio, era una persona sumamente sencilla, pero sobre todo, era una persona que no tenía miedo de romper las reglas, lo cual resultó en anécdotas graciosísimas. Este libro me enseñó que en la búsqueda del conocimiento uno debe experimentar mucho, de vez en cuando prenderse fuego, dejarse hipnotizar y cosas peores, como socializar. Este libro me recordó al que leí anteriormente de Stephen Hawking, pero mucho más divertido e interesante. Por ejemplo, cuenta de como Feynman participó en el proyecto Manhattan, de como patentó (sin saberlo) aviones nucleares propulsados por cohetes, de como gastó el dinero ganado es esa patente ($1 dollar) en galletas, y de como defendió en la corte a un club de caballeros para evitar que los puritanos del pueblo lo cerraran. También habla de los momentos aburridos mientras trabajaba en la bomba atómica y como esto lo llevó a divertirse descifrando las combinaciones de las cajas fuerte de sus amigos y del gobierno. Después de la segunda guerra mundial, Feynman pasó una temporada en Brasil tocando la frigideira (es decir, un sartén) en un grupo de samba. Creo que todas estas experiencias hablan del tipo de persona tan inusual que era Feynman, y de lo divertido que es este libro, que fácilmente considero el mejor de los que leí durante este año.

Ebrahim COVER IMAGE.JPG13 – “The terrorist’s son”, de Zak Ebrahim y Jeff Giles.

    Este es uno de los primeros libros cortos publicados por TED, basado en la TED talk del autor del libro. Curiosamente, empecé a leer este libro justo el 13 de Noviembre, antes de enterarme de los ataques terroristas en Paris. Los días subsiguientes, mientras todos los medios hablaban de los ataques y yo leía este libro, fueron una experiencia bastante surrealista. Por un lado escuchaba las exigencias de los ciudadanos y por otro las promesas de los gobernantes, pero este libro me hizo darme cuenta que nunca escuchamos nada sobre las familias de los terroristas. Las primeras víctimas del terrorismo son las personas inocentes relacionadas con los terroristas. El autor es hijo de un famoso terrorista que asesinó a un líder judío y ayudó a planear el ataque al World Trade Center de Nueva York en 1993. Cuenta la historia de cómo el autor y su familia tuvieron que mudarse constantemente para escapar de los maltratos que la fama de su padre les trajo. Tiempo después incluso tuvieron que cambiarse el apellido y rechazar llamadas que su padre terrorista hacía desde la cárcel, las cuales siempre comenzaban con “¿Has estado haciendo tus oraciones?”. Esta es una perspectiva que muy pocas veces se ve en los medios, y no me sorprende, historias como estas les dan un toque humano a los terroristas que tal vez en algún momento fueron buenos padres, esposos o hermanos, hasta que se dejaron llevar por ideas extremistas y, como dice el autor “eligieron la muerte de otros sobre la felicidad de los suyos”. Las ideologías tan fanáticas siempre traen consigo un daño colateral.

Share

Alan Verdugo / 2015/12/14 / Review / 1 Comment

La era etérea: En defensa de lo inmaterial

blame_057x

    En la pasada Feria Internacional del Libro, compré un libro de verdad. Tuve una sensación rara que hace mucho no sentía y al momento no pude identificar. No fue sino hasta días después que entendí que esa sensación incómoda era culpa. En ese momento pensé que lo que causó esto fue el hecho de no haber comprado un libro desde hace más de un año.

    Hace más de un año, fue cuando compre una Kindle Paperwhite y desde entonces he conseguido todos mis libros digital y gratuitamente. Antes de eso, yo era de las personas que consideraban a los “eReaders” como un intruso poco merecedor de los ambientes literarios donde los libros hechos con árboles muertos han sido, son, y deberían ser por siempre los amos y señores. Me parecía que el advenimiento de los eReaders era un desesperado intento de forzar tecnología en un lugar donde no es necesaria, y me causaba la misma risa y el mismo repudio que me causa ver un refrigerador conectado a Internet o un rebobinador de DVDs. Temía porque mis libros sufrieran un desplazamiento irrevocable y fueran reemplazados por un montón de insípidos ceros y unos.

    A cada uno de los libros que he comprado y ahora guardo en algún polvoriento librero le he asignado un lugar especial en mi mente. Sobre todo a los libros que compré usados, que tienen una misteriosa historia adicional que será desconocida por siempre. Nunca sabré quién, o quienes, fueron sus dueños anteriores. No sabré qué sentimientos les inspiró su lectura o qué (seguramente trágico) suceso los obligó a separarse de ellos en una librería de segunda mano, como si se tratara del niño de las películas que finge ya no querer a su perro y, llorando, lo apedrea para que se vaya.

    Cada nota, cada hoja doblada, cada imperfección en la cubierta, tienen un origen y un significado. Sin embargo, esto es algo exclusivo para el mundo material.

    Obviamente, un libro electrónico tiene el mismo contenido que su contraparte física. Pero hay algo que es imposible replicar con los medios electrónicos. Al ser una posesión etérea, es imposible asignarle características al objeto en si, pues no hay objeto. Todo esto termina en la obvia observación de que a un libro electrónico le hace falta “algo”: una textura, un olor, un peso. Características inherentes de los objetos reales que son extrañadas pues cada una es necesariamente parte del mismo libro y ayuda a definirlo, diferenciarlo, y, sobre todo, a recordarlo. Esta experiencia sensorial es también parte de la experiencia de lectura. Al verme invadido por libros electrónicos sentía que me quitaban la posibilidad de experimentar esas sensaciones con libros nuevos. Dicho de otra manera, sentía que me trataban de quitar parte de la diversión de leer.

    No me mal interpreten, hoy estoy seguro que los eReaders llegaron para quedarse y tienen muchísimas ventajas que nos perderíamos sin su existencia. Gracias a mi Kindle, he tenido a acceso a lecturas que antes eran inalcanzables para mi. He leído libros que una librería local jamás vendería por razones como controversia, extinción, falta de traducción, falta de interés o muchas otras. También puedo llevar cuantos libros quiera conmigo en todo momento, y cambiar de uno a otro en segundos, sin necesidad de regresar a mi casa. Un eReader ocupa un lugar mínimo en mi mochila, comparado con monstruosidades de miles de páginas o más que parecen haber sido escritas sólo para desafiar a las técnicas de encuadernación modernas.

    El eReader es un buen invento. A pesar de que tiene desventajas (tengo que recargar su batería aproximadamente cada mes, a mi ritmo de lectura usual), le veo muchas más ventajas. Monitoreo y documento mis hábitos de lectura, y gracias a eso sé que mi eReader no me ha ayudado a leer más, pero definitivamente si me ha ayudado a diversificar mi lectura, y eso es bueno, pues hace poco escuché decir que “eres lo que lees”.

    Y así como entendí que somos lo que leemos, también entendí que los libros electrónicos traen consigo una enorme desventaja. Verán, yo crecí en una casa de maestros, donde no sobraban, pero tampoco faltaban, libros interesantes. Gracias al simple hecho de ver los libros en los libreros, se incrementaba mi curiosidad de saber qué tenían dentro, y eso me llevó, poco a poco, a disfrutar de los libros y procurarme leer cada vez más. Esto fue un factor determinante en cuestiones como la cantidad de libros que leo al año, y esto, siguiendo la frase anterior, en parte determinó qué clase de persona soy hoy. Esto es un patrón que he notado y confirmado en muchos amigos y conocidos, pues su personalidad y su forma de pensar sobre cuestiones importantes generalmente va de la mano con la cantidad y calidad de sus lecturas. Todavía recuerdo con envidia la casa de un amigo donde veía tantos libros y revistas desconocidas para mi, y ahora veo las cosas que escribe y no puedo evitar pensar en que haya una correlación entre estos aspectos. Sobre todo cuando él mismo habla de ello. Todo esto hace cuestionar y temer el futuro de las nuevas generaciones, donde no tendrán misteriosos libreros polvorientos que llamen su atención. Después de todo, si uno se levanta todos los días y lo primero que ve es una montaña, tarde o temprano se le va a antojar escalarla. De hecho, ya se han hecho estudios serios y se han escrito artículos sobre la correlación entre la cantidad de libros con la que un niño crece y, por ejemplo, la cantidad de años de estudio cursados. Sólo puedo esperar que esta inaccesibilidad física de los libros electrónicos sea acompañada por una absoluta, sencilla, y barata (por no decir gratuita) accesibilidad digital, y que las generaciones futuras sepan apreciar y aprovechar esto. Sólo de esa manera podremos librarnos de un oscuro futuro donde ninguna casa tiene libros y, por lo tanto, donde nadie lee. La distopía de Fahrenheit 451 se habría cumplido sin haber quemado ningún libro, pues ya no habría libros para quemar.

    Esta migración a lo inmaterial es algo que muchos otros medios ya han sufrido. Películas, fotografías, música, videojuegos, incluso el mismo dinero, de todo esto ya tenemos versiones únicamente digitales que básicamente existen exclusivamente en nuestra imaginación y en algún disco duro. Los periódicos (y las revistas en menor medida) están agonizando lenta y dolorosamente debido a la impráctico de su formato. Comparado con un sitio de Internet de noticias, un periódico es caro, lento, contaminante y prácticamente obsoleto casi desde el momento en que se imprime, por eso es que han estado migrando, con diferentes grados de éxito, a un modelo en línea. Ya se pueden comprar productos y recibirlos totalmente en forma de código binario. Ya podemos gastar nuestro dinero virtual en posesiones virtuales, para elevar nuestra calidad de vida virtual. Esto ya es algo totalmente normal y ninguna de las partes se siente timada.

    Como alguien que se ha mudado más de diez veces en menos de treinta años, debo agradecer las cualidades inmateriales de los productos electrónicos. La facilidad de poder transportar miles o incluso millones de libros, canciones, películas o videojuegos en un dispositivo que cabe en mi mano es algo futurísticamente maravilloso. El hecho de poder copiar algo tantas veces como se desee sin ningún tipo de pérdida en la calidad de sus contenidos, es algo muy útil y apreciado. Esto también me otorga una nueva libertad: poder mudarme al otro lado del mundo sin sentirme frenado por mis posesiones materiales.

El capítulo donde esto ocurre es atinadamente llamado "Memories of The Earth".

El capítulo donde esto ocurre es atinadamente llamado “Memories of The Earth”.

    En Blame!, un manga cyberpunk escrito por Tsutomu Nihei, unos viajeros en un futuro distante encuentran un libro podrido y casi deshecho. Confundidos por nunca haber visto algo así, sólo pueden identificarlo como “un respaldo impreso”. Esto plantea otra ventaja exclusiva de los medios electrónicos: La capacidad de ser almacenados por indeterminadamente largos periodos de tiempo de una manera segura y fiable. De hecho, esta misma ventaja podría llegar a ser una desventaja. Al guardar todo, o la mayoría de contenido generado, el promedio de la calidad bajará drásticamente y terminaremos almacenando una obra de Shakespeare por cada 1000 libros de poesía Vogona. Es decir, en un futuro donde todo es almacenado y accesible instantáneamente, seguramente será difícil encontrar algo de calidad entre un mar de basura mediática, y la popularidad no va a ayudar a filtrar lo bueno de lo malo, como la industria musical nos comprueba todos los días.

    No dudo que en el futuro cercano las nuevas generaciones vean a los libros de tinta y papel como una curiosidad interesante, pero inconveniente. Muy parecido a como hoy vemos a los discos de vinilo. O tal vez sean vistos como un atentado contra la naturaleza, producto de una era que no sabía lo que hacía, un lujo ridículo, cruel y presuntuoso, tal como vemos hoy a la ropa de piel genuina. De hecho, esto ya empieza a ser una realidad, pues ya hay un disfemismo para referirse a los libros de papel, o, mejor dicho, a las “dead-tree editions”, y la aparición de los disfemismos generalmente significa que algo está a punto de pasar al desuso y, eventualmente, al olvido.

    Ahora entiendo que la culpa que sentí al comprar aquel libro también tenía que ver con “malgastar” recursos naturales en un pasatiempo. O tal vez era un poco de nostalgia y tristeza por ver, y ser partícipe, del final de una era.

blame_057y

Share

Alan Verdugo / 2015/12/10 / Uncategorized / 4 Comments

Libros leidos en el 2014

Unix haters handbook01 – “The Unix Haters Handbook”, de Simson Garfinkel, Daniel Weise y Steven Strassmann.

    Unix y sus variantes son la familia de Sistemas Operativos por excelencia para computadoras de alto rendimiento (como las que se usan a lo largo de toda la Internet), y por lo tanto hay mucha gente detrás de ellas. Esta es una recopilación de historias sobre esa gente.

    Debo decir que este es un libro bastante extraño, escrito por programadores y administradores de sistemas Unix que evidentemente han sufrido mucho. Nos encontramos frente a una crítica humorística no tan constructiva hacía Unix, y la mayoría del tiempo estas críticas no están dirigidas en contra de Unix, sino en contra de las herramientas usadas en Unix, pero al parecer los autores no han notado eso. Aquí se encuentran muchas anécdotas de usuarios frustrados y administradores desesperados. Uno de los autores llega incluso, al punto de comparar a Unix con un virus. Este libro está dedicado a Ken Thompson y a Dennis Ritchie (los creadores de Unix), porque “este libro no habría sido posible sin ellos”. De hecho, Ritchie contribuye al libro con un “anti-prefacio”, en el cual él defiende a su creación. Muy recomendado para cualquier administrador de sistemas Unix o Linux, o cualquiera que los haya usado en algún momento.

Azteca02 – “Azteca”, de Gary Jennings.

     Azteca es una novela histórica que cuenta la historia de Chicóme-Xochitl Tliléctic Mixtli, un mexica en los tiempos de la colonia española en el entonces Tenochtitlan. Mixtli (cuyo profético nombre significa “nube oscura”) viaja por casi todo el territorio mexicano contándonos su vida, las diferencias y las similitudes entre casi todas las culturas pre-hispánicas. Mixtli vive de primera mano el impacto de los mexicas al conocer y pelear contra los conquistadores españoles.

    Me sorprendí y me horroricé al leer sobre los rituales religiosos tan crueles y salvajes que practicaban los mexicas, y me horroricé aún más al leer sobre los rituales religiosos igualmente salvajes de los españoles, la supuesta y auto-proclamada raza civilizada. Por ejemplo, los españoles acostumbraban a quemar vivos a sus enemigos porque la iglesia les impedía los derramamientos de sangre (otra prueba de que es posible comportarse como el mismo demonio si sigue literalmente a las escrituras de la biblia). Tal vez este libro no está basada en una historia real, pero el contexto histórico si lo es y por eso no dudo que muchas de las barbaridades que le ocurren a Mixtli definitivamente si le hayan ocurrido a innumerables indígenas durante el tiempo de la colonia. Aquí hay sangre, tortura, lágrimas y sufrimiento, como en todas las guerras las ha habido. Este libro es una tragedia tristísima que debe ser leída por cualquier mexicano, se haya quedado o no dormido en las clases de historia.

Lone survivor03 – “Lone survivor”, de Marcus Luttrell.

    Lone Survivor es la historia real de la operación “Red Wings”, en la cual cuatro Navy SEALs fueron enviados a Afghanistan en busca de información sobre un líder terrorista y sólo uno de ellos -el autor del libro- sobrevivió. Es muy notorio el hecho de que Luttrell no es un escritor profesional, es un SEAL y eso se refleja en su libro lleno del patriotismo inculcado a los SEALs, del ímpetu de alguien que ha pasado por los regímenes de entrenamiento más arduos y del coraje e impotencia de alguien que vio morir a sus amigos por seguir órdenes de una milicia temerosa de la mala publicidad y de los cortes de presupuesto.

    La película basada en este libro es igualmente buena, aunque eso no significa que ninguna de las dos obras sean excelentes. Disfruté medianamente de ambas obras, pero no lo suficiente como para recomendarlas ampliamente. Sin embargo, esta historia nos muestra un lado poco conocido y muy interesante sobre la milicia: Que muchos de los participantes de estos conflictos no están de acuerdo en la manera en que estos se llevan a cabo. Los hechos narrados por Luttrell han sido debatidos y puestos en duda varias veces por expertos militares y eso deja un mal sabor de boca tomando en cuenta que el autor se empeña mucho en aseverar que esta es una historia verdadera. El heroismo de Luttrell y sus compañeros se ha cuestionado, pero aún si la historia es falsa, este libro gustará a los que disfruten leer sobre conflictos bélicos.

What I talk about when I talk about running04 – “What I talk about when I talk about running”, de Haruki Murakami.

    Escrito en el estilo tan calmado y tranquilo de Haruki Murakami, este libro contiene las meditaciones y los sentimientos que acompañan al autor durante sus numerosas carreras. Escrito de manera hasta cierto punto autobiográfica, es muy interesante aprender sobre la vida de Murakami desde su propio punto de vista.

    No sólo nos cuenta sobre los regímenes de entrenamiento que se toman para maratones y carreras de larga duración, también nos cuenta cómo es que decidió comenzar su carrera como escritor y como vivió los años previos como dueño y barman de un pequeño bar japonés. También aprendemos sobre las pláticas sobre literatura que ha dado en universidades de Estados Unidos y como es que ha vivido en lugares muy diferentes. Esto es muy inspirador para autores amateur que se maravillan frente al éxito tan rotundo que ha tenido Murakami.

    Hay muchos libros sobre este deporte, pero generalmente se centran en el lado “técnico” de la carrera. Este libro es relajante porque se centra en cómo Murakami disfruta los pequeños detalles en los paisajes y qué cosas piensa cuando corre. Cualquiera que guste de correr se sentirá identificado con el dolor, la perseverancia y el logro que se siente al correr y que se plasman tan bien en este libro.

Crisis de conciencia05 – “Crisis de conciencia”, de Raymond Franz.

    Escrito por uno de los miembros del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová y también autor de “Aid to Bible Understanding”, texto usado regularmente por los mismos Testigos. Este es un libro que necesita ser leído por cualquiera que sea, haya sido, o conozca a un Testigo de Jehová. Este libro no es un ataque contra ninguna persona u organización religiosa, ni siquiera es un ataque en contra de la fe. Es una crítica constructiva escrita con mucha tristeza y decepción por alguien que duró 43 años siendo uno de los miembros principales de la organización y que escuchó y presenció las prácticas deplorables que se llevan a cabo dentro de la misma. Desgraciadamente, este libro está condenado a ser leído por muy pocos Testigos, pues se considera una lectura “apóstata”, es decir, contraria a los objetivos de la organización y los altos mandos de los Testigos prohíben tajantemente a sus miembros leer o informarse de cualquier cosa que pueda cuestionar su autoridad o pueda ser considerada como una evidencia de sus errores y malas prácticas. Esto es muy irónico tomando en cuenta la manera tan insistente en la que los Testigos piden ser escuchados, pero la mayoría no tiene la mente tan abierta o no les permiten la libertad de leer una crítica constructiva de la cuál podrían aprender mucho en su beneficio y en el de su congregación.

    El libro está excelentemente documentado, incluyendo imágenes, cartas, documentos, referencias y citas, incluso citando constantemente a la misma Biblia para demostrar sin lugar a dudas que, tristemente, esta es otra religión que ignora y desobedece deliberadamente a sus propias enseñanzas. El autor expone situaciones alarmantes como el hecho de que los miembros del Cuerpo Gobernante se ausentaban o, en el mejor de los casos, ni siquiera leían los informes sobre los asuntos que se discutían en sus reuniones, lo cual muchas veces llegaba a afectar a miles o incluso millones de creyentes pues el Cuerpo Gobernante decide cuáles prácticas son consideradas dignas de expulsión y cuales no. Incluso toca el tema de los hemofílicos y cómo el descuido del Cuerpo Gobernante potencialmente causó la muerte de muchas personas -incluidos niños- o cómo la negación de incluso aceptar una alternativa civil al servicio militar llevó a muchos Testigos a pasar años en la cárcel inútilmente, y todo eso por ser leales a leyes impuestas por una organización, no por su Dios. De hecho, el autor cuenta sobre un debate que tuvo lugar en el Cuerpo de Gobernantes, acerca de qué tanta libertad tienen unos simples hombres sobre situaciones (como las antes mencionadas) que no se discuten en Las Escrituras y que si tales decisiones pueden ser tomadas por alguien que no sea el mismo Dios. La respuesta es evidente pues todas esas decisiones ya fueron tomadas: al Cuerpo Gobernante no le importa la opinión de Dios en estos asuntos.

    También se toca el tema de 1914 como el inicio de los “últimos días”, de como este año fue calculado por C.T. Russel, fundador de esta religión, usando las medidas de la gran pirámide de Gizeh, y de como, con cada año que pasa, los escritores de la Watch Tower desesperadamente buscan maneras de estirar las fechas y cambiar los significados e interpretaciones de las palabras de tal manera que todo cuadre con la profecía no cumplida, pues, según el autor del libro, es un motivo de gran vergüenza admitir una equivocación de parte de la organización y de los hombres que se dicen elegidos directamente por Dios mismo para dirigir a los Testigos. El autor ha hecho este libro de libre distribución en su propia página, demostrando que su intención al escribirlo no es de naturaleza financiera, sino, como el mismo lo dice, de tratar de ayudar y hacer entrar en razón a las personas que ama.

Starship troopers06 – “Starship troopers”, de Robert A. Heinlein.

    Decidí leer este libro simplemente porque es de Heinlein (el autor del grandioso “Stranger in a strange land” y muchas otras obras igual de buenas) y porque lo he visto recomendado en muchas listas de ciencia ficción a pesar de la deplorable película de 1997 (cuyo director dejó de leer el libro después de los primeros capítulos “porque se aburrió y se deprimió”). La manera en como se escribió este libro hace parecer como si Heinlein hubiera pasado varios cientos de años en el ejército, ya que conoce a la perfección los términos y las prácticas militares.

    Hay un par de ideas que me parecieron muy interesantes. Primera, que en el futuro la guerra de los sexos habrá terminado totalmente y las mujeres serán admitidas en operaciones militares de combate, incluso que serán requeridas para pilotear las naves espaciales bajo la idea de que son mucho mejores en ello que los varones, algo que me parece divertidísimo tomando en cuenta la historia de las mujeres y la aviación. La segunda idea interesante del libro es referente a la evolución en La Tierra y cómo la manera tan violenta y competitiva en la que hemos vivido y perdurado será una excelente ventaja cuando tengamos que competir contra animales y plantas de otros planetas que tal vez no hayan sufrido tanto por sobrevivir. Contando este libro, Lone Survivor, Ender’s game y On war, creo que he leído demasiadas cosas bélicas últimamente. Se dice que va a haber un remake de la película, y ojalá esta vez si se le haga justicia al libro para que por fin Heinlein pueda dejar de revolcarse en su tumba.

500 años fregados pero cristianos07 – “500 años fregados pero cristianos”, de Rius.

    Este es el primer libro que he leído de Rius, el famoso monero mexicano. Rius es muy conocido por sus caricaturas y por la manera en que las ha compilado en libros populares muy fáciles y rápidos de leer (hay poco texto y muchas imágenes. Son el producto de un caricaturista, después de todo). Este libro nos cuenta una de las historias mejor conocidas del mundo: cómo fue que la iglesia católica vino a cruelmente imponer su religión en América so pena de muerte y cosas aún peores. Definitivamente en la religión hay más sed de poder que de fe. Aprendí varias cosas muy interesantes y que me hubiera gustado que el autor tocara más a fondo, y a mi gusto hace falta un libro más extenso o tal vez con más texto para seguir discutiendo el tema. Desgraciadamente al mexicano promedio le enseñan sobre estos asuntos en la primaria, donde se tiende a suavizar bastante los temas como los asesinatos, la esclavitud, las torturas y las destrucciones absolutas de culturas. Este libro sirve para recordarnos que todo esto pasó en este país bajo la excusa de palabras como “colonización”, “civilización” y “salvación”. Me parece que estos libros, por su formato y contenido, son excelentes para que las personas más jóvenes se interesen en la lectura y en la historia de su propio país. Recomiendo leerlo junto con “Azteca” de Gary Jennings, mencionado arriba.

A game of thrones08 – “A game of thrones”, de George R. R. Martin.

    No pude resistirme a la moda y empecé a leer esta serie de libros, así cuando los termine podré ver la serie televisiva, la cual espero que valga la pena (y lo hará si es la mitad de buena de lo que dicen que es). Desgraciadamente el autor se toma cuatro o cinco años en terminar cada libro.

    Obviamente Martin fue influenciado por Tolkien (por algo lo apodan “El Tolkien americano”). Todas las obras de fantasía han sido, de una u otra manera, influenciadas por Tolkien. Esto se nota, y esto es bueno. Pero Martin tiene un estilo diferente y tal vez más popular que Tolkien, pero no por eso tiene necesariamente más mérito. Cuando menos este, el primer libro de la serie “A song of ice and fire” es mucho más serio que cualquiera de “El señor de los anillos”. A game of thrones tiene menos aspectos fantásticos y recurre más a la intriga, las traiciones, los asesinatos y la estrategia militar propia de una guerra de reyes. A song of Ice and Fire tiene decenas de personajes principales y centenares de personajes menores, lo cual hace, hasta cierto punto, cansado o complicado recordar quien odia a quien, quien se quiere vengar de quien, quien asesina a quien o quien ha tenido sexo con quien. Lo bueno, es que esto resulta en relaciones muy interesantes entre ciertos personajes y a la vez nos provee de una historia tan rica y profunda, como compleja. No dudo que muchos se harten de tantos personajes, pero así ha sido la historia de cualquier país o territorio: plagada de traiciones y amor, odio y venganza, traidores y aliados. El autor se ha inspirado mucho en sucesos y personajes reales, es por eso que esta serie de libros tiene un sabor tan crudo y realista, que puede llegar a confundirse con algo cruel o innecesariamente rebuscado. Se agradece que el autor haya decidido hacer una serie televisiva en lugar de una trilogía de películas como pudo haber pasado al ver el éxito tan grande que tuvieron las películas basadas en el magnum opus de Tolkien, porque una historia tan larga y con tantos personajes terminaría demasiado recortada y diluida en la pantalla grande. A game of thrones termina de una manera tan magistral que casi lo obliga a uno a iniciar el siguiente libro de la serie en ese mismo momento.

Siddharta09 – “Siddhartha”, de Herman Hesse.

    Esta fue la segunda vez que leí Siddhartha. Siempre, después de leer libros de Hesse, uno termina sintiéndose (y tal vez siendo) mucho más contemplativo, tranquilo y sabio. Por algo fue Hesse ganador del premio Nobel de literatura. Siddhartha es un joven indio aparentemente destinado a la grandeza que busca encontrar el significado de la existencia humana. Esta búsqueda lo llevará a muchos lugares para obtener muchas experiencias muy variadas de personas igualmente diferentes. Todas estas vivencias y aprendizajes le ayudarán a Siddhartha (y tal vez, al lector mismo) a meditar y darle un sentido a su propia vida.

    Recomiendo muchísimo este libro a cualquiera que tenga un interés mínimo en aprender sobre el budismo o la meditación, pero también recomiendo este libro a cualquier persona pues inevitablemente cualquier persona se sentirá identificada en algún momento con los personajes y esto es grandioso porque estos personajes están llenos de necesidades, defectos y debilidades que tratan de sobrepasar de una manera u otra. Aprenderemos que podemos descubrir muchas cosas sobre nosotros mismos y sobre la vida simplemente meditando y encontrando la belleza inherente en la naturaleza. Esta es el camino a la iluminación y la búsqueda de la felicidad que Siddhartha sigue de la mano con nosotros.

A clash of kings10 – “A clash of kings”, de George R. R. Martin.

    Un título muy apropiado tiene este libro, el cual continúa inmediatamente los sucesos de A game of thrones. La guerra que se iba preparando en el reino de Westeros finalmente ha llegado y ahora hay varios personajes que se autoproclaman reyes. De hecho, esto se vuelve una broma constante en el libro, con personajes diciendo que “últimamente cualquiera es rey”.

    Como en el libro anterior, cada capítulo está centrado en un personaje, y cuenta los sucesos desde su punto de vista, así que no siempre leemos las cosas a un ritmo o estilo constante. Por ejemplo, los capítulos de Sansa Stark se leen como si estuviéramos leyendo el diario de una princesita o una revista de adolescentes. Los capítulos de Bran, siendo un niño lisiado obligado a gobernar en lugar de su hermano mayor, están llenos de elementos fantásticos y sueños de ser un caballero en brillante armadura.

    Esta serie de libros me ha entretenido bastante, pues son muy emocionantes, pero sin embargo son bastante largos y llega un punto en el que esto cansa. A pesar de que recomiendo a cualquiera leerlos, no los recomendaría leer uno inmediatamente después de otro pues siento que es muy probable que el lector se canse de leer miles y miles de páginas sobre un sólo tema o género.

Ready player one11 – “Ready player one”, de Ernest Cline.

    En el futuro cercano, la humanidad ha terminado de destruir el medio ambiente y los combustibles fósiles. El escape de este mundo tan triste y lúgubre llega en la forma de OASIS, un videojuego ultrarealista masivo en línea donde las personas pasan más tiempo que en el mundo real. El trabajo, la escuela y la socialización se llevan todos a cabo dentro de OASIS. Wade, alias Parzival, es un adolescente que vive en busca de un secreto escondido por el difunto creador de OASIS dentro de la simulación, al igual que casi todas las personas del mundo. Quien encuentre este secreto se hará acreedor a una billonaria herencia, y muchos están dispuestos a matar por ella.

    Es muy claro que Ready Player One es un libro escrito para los gamers que crecieron en los 80s. El libro está atiborrado de datos de videojuegos, ciencia ficción, películas y otra información que sólo gente así conoce. Yo, al caer totalmente en esta descripción, puedo apreciar las bromas y los sucesos del libro, pero me pregunto si esto no hará que una persona promedio pierda interés o se confunda. Definitivamente este libro es el sueño húmedo materializado del clásico geek videojugador antisocial. Tan sólo el personaje casi lo describe: Un adolescente inteligente, subido de peso que pasa la mayoría del tiempo en línea, que es maltratado por sus compañeros de la escuela y que vive enamorado platónicamente de una hermosa y famosísima blogger, a quién conocerá gracias a que su ya mencionada inteligencia le permite ser uno de los primeros que descubren pistas sobre el secreto de OASIS. Estoy seguro que muchos van a sentirse identificados con el protagonista y esto llevará este libro a ser aún más famoso. Incluso, ya hay pláticas para adaptarlo al cine, lo cual promete ser un infierno legal mucho peor que Wreck it Ralph. Este libro está tan plagado de cultura geek y otaku que se siente como leer un fanfict basado en miles de otros fanficts de diferentes géneros y autores. Sólo los gustos del lector podrán decidir si esto es increiblemente divertido o totalmente insufrible.

Demián12 – “Demián”, de Hermann Hesse.

    Emil Sinclair es un niño alemán que es víctima de un chantaje por un compañero de escuela. Max Demián aparece, tal cual un mítico Dæmon, como un guía que ayuda a Sinclair a ver su situación, su vida, su educación y su mundo de una manera diferente y más abierta, aceptando no sólo al celebrado mundo “luminoso” sino al deliberadamente ignorado mundo “oscuro” que, juntos, componen toda la existencia. Sinclair, gracias a Demián y a otros guías, aprende a cuestionar lo que se le ha indoctrinado, y se da cuenta que es una de las personas que llevan “la marca de Caín en la frente”, siendo esto un simbolismo para la gente que es temida por tener la capacidad de ver más allá de los dogmas y de lo que una sociedad cobarde y autoritaria quiere que se acepte. Sinclair aprende que para renacer debe destruir su propio mundo, su propias ideologías. Y esta destrucción global, curiosamente, es algo que también casi literalmente ocurre al final del libro.

    Este libro me enseñó que para tener ese guía que Demián representa, tal vez no hay que buscar mucho, pues puede ser una persona cercana, o incluso uno mismo. Al igual que con Siddhartha, (mencionado arriba) no sabía lo mucho que necesitaba leer este libro de nuevo.

Share

Alan Verdugo / 2014/12/22 / Review / 1 Comment

Libros leidos en el 2013

01-Gray hat hacking: The ethical hackers handbook (3rd Edition), de Allen Harper, Shon Harris, Jonathan Ness y Chris Eagle.

    Un libro bastante completo e interesante si uno está buscando aprender sobre la seguridad informática. Un review mas completo puede ser leído aquí.

02-Certified Ethical Hacker review guide, de Kimberly Graves.

    Un libro de estudio bastante corto y sencillo, con sólo lo necesario para presentar el examen de certificación de CEH, pero la misma certificación es algo básica, así que este libro no puede tener mucho contenido interesante.

03-On war, de Carl von Clausewitz.

    Una lectura militar histórica sumamente densa y pesada, a pesar de ser esta la versión resumida. Sólo recomendado para historiadores y estudiantes serios de la historia de la milicia y la estrategia bélica. A pesar de ser un libro tan viejo (publicado en 1832), algunos principios y estrategias aún aplican en la actualidad y presenta teorías interesantes, como por ejemplo, que cada ejército tiene un “centro de gravedad” que es el punto en el que se debe atacar si uno quiere derrotarlo rápida y definitivamente, por ejemplo, los franceses pelearán hasta que París caiga, y los japoneses sólo dejarán de luchar cuando el emperador se los ordene.

04-Ficciones, de Jorge Luis Borges.

    Siendo la segunda vez que leí este libro, me convencí aún más de que Borges fue un genio. Muy seguramente el mejor escritor en español de América. Ficciones es una colección de historias cortas de Borges, y todas merecen ser leídas y releídas. Las mejores, a mi gusto, son: Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, una conspiración secreta de intelectuales que escriben una enciclopedia de un mundo ficticio. Las ruinas circulares, un hombre decide crear a un hijo únicamente soñándolo, algo que gustará muchísimo a aquellos que disfrutaron de Inception. La lotería de Babilonia, un pueblo en donde todas las acciones son decididas en base a una lotería, y esto hace una referencia a lo azarosa que es la vida, y como eso se relaciona con la teología y la religión. La biblioteca de Babel, que trata sobre una biblioteca infinítamente larga, que guarda tomos y tomos de un sólo libro infinito, escrito con todas las combinaciones posibles de las letras.

05-Crónicas marcianas, de Ray Bradbury.

    Esta fue la segunda vez que leía este clásico imperdible de la ciencia ficción. Historias cortas y relativamente independientes relatan la colonización humana de un Marte que ya está habitado, con todo lo que inevitablemente conlleva una colonización: ignorancia, desprecio, crueldad, xenofobia, malentendidos, peleas, mezclas, aprendizaje, amor, asimilación y muerte. Es un recordatorio de la colonización de los pueblos indígenas de América y un recuerdo de que tal vez un día La Tierra colonice, o sea colonizada, por otra civilización. Lo mejor del libro: Los pueblos silenciosos. La historia del último hombre y la última mujer que se quedaron solos en un planeta, con un final sumamente gracioso e inesperado.

06-Pigmeo, de Chuck Palahniuk.

    “Pigmeo”, un joven agente secreto de un país cuyo nombre nunca se nos rebela, es introducido a una familia estadounidense como un estudiante de intercambio con órdenes de derrocar al malvado “imperio capitalista”. Es divertidísimo leer como Pigmeo, un niño genio entrenado para matar a mano limpia, es indoctrinado en lugares y rituales tan extraños para él como ir a un centro comercial o a la iglesia. Lo mejor del libro: Leer como dos agentes secretos compiten en un concurso de deletreo que dura horas porque ninguno de los dos comete errores, mientras los compañeros americanos incautos tratan de activar la alarma de incendios para poder escapar de tanto aburrimiento. Desgraciadamente, creo que este libro tiene un final algo decepcionante, sobre todo viniendo de Palahniuk, el escritor del excelente “Fight club”.

07-Rebelión en la granja, de George Orwell.

    Lo curioso de este libro es que bien podría pasar por un libro para niños sobre unos animalitos que viven en una granja. En realidad es una brillante alegoría sobre la revolución rusa de 1917.

08-Dracula, de Bram Stoker.

    Por fin leí el clásico libro de vampiros, me avergüenza reconocer que nunca lo había leído. Bastante emocionante, ameno y bien escrito, no por nada comenzó casi todo un género literario por si mismo.

09-Ender’s game, de Orson Scott Card.

    Ender’s game es muchas veces referida como la mejor novela de ciencia ficción que se ha escrito. Yo opino que en verdad es un libro muy bueno, seguramente de los mejores, pero definitivamente hay superiores. Ganadora de un premio Nébula y un Hugo, cuenta la historia de Andrew “Ender” Wiggin, un niño de 6 años que es seleccionado para soportar un riguroso y casi fatal entrenamiento militar con el fin de poder defender a la humanidad de una inminente invasión extraterrestre. Por su contenido, Ender’s game es lectura recomendada en el cuerpo de Marines de Estados Unidos. Después de leer este libro, me interesó mucho continuar leyendo más libros de la saga de Ender.

10-Operación trueno, de Ian Fleming.

    El primer libro de Ian Fleming que he leído. Es el clásico libro de James Bond, con todos los aspectos que hacen de Bond, el 007: autos lujosos, dispositivos futuristas, mujeres hermosas, viajes, armas, lugares paradisiacos y espionaje. La historia de este libro fue adaptada en la película “Thunderball”. Algo aburrido.

11-Orgullo y prejuicio, de Jane Austen.

    El clásico romántico y magnum opus de Jane Austen. Otro de los clásicos de la literatura universal que merecen ser leídos cuando menos para poder presumir que los has leído. Muy recomendable.

12-Lucifer’s hammer, de Larry Niven y Jerry Pournelle.

    Un astrónomo aficionado descubre un cometa que se acerca a La Tierra. El libro sufre de una multitud de personajes casi indistinguibles unos de otros, y peor aún, algunos con nombres casi idénticos (Hardy, Harvey, Henry). Casi todo el libro ocurre en el sur de California, y los autores se esfuerzan demasiado en explicar las pequeñísimas características y los más minúsculos detalles de la zona y cómo los protagonistas la recorren, lo cual llega a ser insufrible para alguien que no conoce el área. Lo interesante del libro es que no termina con el impacto del cometa, sino que relata los sucesos que ocurren después de la catástrofe y cómo la sociedad trata de reconstruirse a si misma, las luchas de poder y la búsqueda de conocimiento indispensable pero ahora perdido gracias a la muerte de millones de personas de la noche a la mañana. A pesar de que fue nominada al premio Hugo por mejor novela, no me quedaron ganas de leer mucho más de estos autores, a pesar de que me los recomiendan muy seguido.

13-World War Z, de Max Brooks.

    No comparte ninguna relación con la película, fuera del nombre. Tal vez lo único interesante es el giro que se le dio al ya tan usado género del terror zombie: A través de historias cortas y relativamente independientes, se relata una guerra a gran escala en donde la humanidad pelea contra una armada interminable de zombies. Una guerra que se hace cada vez más difícil pues cada soldado humano caído, se convierte al lado contrario. La raza humana se debilita mientras los zombies aumentan sus fuerzas. Definitivamente no tan bueno como “The zombie survival guide” del mismo autor.

14-Stranger in a strange land, de Robert A. Heinlein.

    Imaginen “El libro de la selva” pero en lugar de un niño indio criado en la selva, es un niño criado en Marte por una civilización mucho más antigua y sabia que la humanidad, una civilización que no conoce el concepto de la prisa y la premura, que se comen a sus muertos y que regresan de la muerte a voluntad. El resultado es Valentine Michael Smith, el primer humano nacido en Marte, que, gracias únicamente a su crianza marciana, puede controlar cada célula de su cuerpo a voluntad, es invulnerable al frio o al calor, no necesita dormir, tiene poderes psíquicos y una memoria fotográfica perfecta, y que gracias a las leyes humanas, es infinitamente rico y legalmente es el embajador y dueño del planeta rojo. Smith llega a La Tierra y se sorprende de las costumbres tan bárbaras y salvajes que son normales aquí, como el miedo a la muerte, el sarcasmo, o decir mentiras y engañar. Realmente es impresionante el talento de Heinlein, no cualquiera podría escribir a un personaje que es totalmente ajeno a cualquier trazo de la humanidad y aún así hacerlo totalmente creíble. “Stranger in a strange land” es tan significativo e importante en la ciencia ficción y en la literatura, que añadió una palabra totalmente nueva al diccionario y al lenguaje Inglés, además de ser indirectamente responsable de la creación de todo un movimiento religioso y de la cama de agua. Lo más interesante del libro es pensar en qué límites se pone uno simplemente al ser criado como humano. Definitivamente el mejor libro que leí durante el 2013.

15-How to win friends and influence people, de Dale Carnegie.

    Leí este libro porque me lo han recomendado mucho ya que supuestamente debe ser leído por cualquiera que quiera hacerse un lugar en el mundo laboral. Escuché que este libro cambia la vida de cualquiera que lo lee, pero honestamente sólo encontré consejos obvios para tratar a la gente. Tal vez sea porque es un libro relativamente viejo. Muy parecido a “Think and grow rich” de Napoleon Hill.

Share

Alan Verdugo / 2014/01/10 / Review / 2 Comments