El Experimento McPherson

Por Juan Angulo:

    En Diciembre de 1983, el Doctor Gary E. Duncan y un grupo de científicos pioneros en Neurociencias de la Universidad de Chappel Hill en Carolina del Norte realizaron un experimento radical en un edificio privado. Los científicos tenían la extraña teoría de que un humano con acceso muy limitado a estímulos externos es capaz de percibir la presencia de dios.

Dr. Gary E. Duncan.
Dr. Gary E. Duncan.

    Ellos creían que los cinco sentidos bloqueaban nuestra conciencia de la eternidad, y sin ellos, un humano era capaz de hacer contacto con dios a través del pensamiento. Haciendo uso de una potente neurotoxina, administrada en dosis pequeñas y controladas pretendían aumentar la capacidad de percepción extrasensorial del individuo en cuestión.

Universidad Chappel Hill.
Universidad Chappel Hill.

    Hubo un voluntario para tales fines. Harry S. McPherson, un hombre viejo que dijo “No tengo nada como para seguir con vida” fue el sujeto de pruebas. Para purgarlo lo mayor posible de toda percepción externa, los científicos hicieron una compleja operación en cual gran cantidad nervios sensoriales conectados al cerebro eran quirúrgicamente cortados. La droga le fue administrada, vía intravenosa, en pequeñas cantidades, pero de manera permanente. El anciano quedó sólo con sus pensamientos. Los científicos lo monitoreaban mientras el hablaba sobre su confuso estado mental, susurraba frases que ellos no podían escuchar muy fácilmente. Después de cuatro días, el hombre dijo que estaba escuchando voces, ininteligibles en su cabeza. Tomándolo como si fuera un síntoma de psicosis, los científicos le dieron poca importancia a las preocupaciones del hombre.

    Dos días después, el hombre lloraba diciendo que podía escuchar a su esposa muerta hablando con él, y aun más, él podía responderle. Los científicos estaban intrigados, pero no estaban convencidos del sujeto, no hasta que comenzó a decir los nombres de parejas o parientes muertos de los científicos. El mencionó información personal a los científicos que sólo sus esposas o padres muertos hubieran podido saber. Al llegar a este punto, una cantidad notable de científicos dejaron la investigación. Después de una semana conversando con los muertos el sujeto entró en un estado con mucho estrés, diciendo que las voces eran demasiadas y constantes. A cada momento, su mente era bombardeada por cientos de voces que se rehusaban a dejarlo sólo. Él frecuentemente se tiraba contra la pared, tratando de infringirse una respuesta al dolor. Les rogó a los científicos una mayor cantidad de droga, así podía escapar a las voces mientras dormía. Esta táctica funciono por tres días, hasta que tuvo severas noches de terror.

    Un día después, el sujeto comenzó a gritar y arañar sus casi inútiles ojos, esperando sentir algo del mundo físico. El anciano histéricamente decía que las voces de los muertos eran reales y hostiles, hablando del cielo, el infierno y del fin del mundo. En un momento, el gritó: “No hay perdón”. Lo hizo durante cinco horas consecutivas. Continuamente rogaba ser sacrificado, pero los científicos estaban convencidos de que estaban cerca de establecer contacto con dios. Después de varios días, el sujeto no podía formar una frase coherente. Aparentemente loco, comenzó a arrancar a mordiscones pedazos de carne de su brazo. El Doctor Duncan corrió dentro de la sala de pruebas a atarlo a su camilla para que no se suicidase. Después de unas horas atado, el sujeto detuvo su forcejeo. Comenzó a mirar al techo y las gotas de lágrimas cursaron su cara. Por dos semanas, el sujeto era hidratado manualmente por su llanto constante.

    Eventualmente, giro su cabeza, hizo contacto con los ojos de un científico por primera vez desde el comienzo del estudio. Él susurró: “He hablado con dios, y él nos ha abandonado” y sus signos vitales se detuvieron. No hubo una causa patológica para su muerte. Parecía que el anciano simplemente había decidido morir.

Kippel

    Esta debió ser la primera entrada en este blog, no lo fue. Una amigo me preguntó por el nombre de este blog, y creo que la mejor manera de responderle es con un post explicando el significado de la palabra: Kippel es una comuna suiza de 367 habitantes.

    Philip K. Dick también nos ofrece otra definición en su libro “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, también conocido como “Blade Runner”:

—Kippel son los objetos inútiles, las cartas de propaganda, las cajas de cerillas después de que se ha gastado la última, el envoltorio del periódico del día anterior. Cuando no hay gente, el kippel se reproduce. Por ejemplo, si se va usted a la cama y deja un poco de kippel en la casa, cuando se despierta a la mañana siguiente hay dos veces más. Cada vez hay más.
—Comprendo —la chica lo miraba con duda, no sabía si creer o no, ni siquiera si él hablaba en serio.
—Esa es la primera Ley de Kippel —dijo él—El kippel expulsa al no-kippel. Como la ley de Gresham acerca de la mala moneda. Y en estos apartamentos no hay nadie para compartir el kippel.
—De modo que se ha apoderado de todo —concluyó la muchacha—Ahora comprendo.
—Este lugar —continuó Isidore—, este apartamento que ha elegido, está demasiado kippelizado para vivir en él. Podemos rechazar el factor Kippel; podemos hacer lo que le dije, buscar en los otros apartamentos. Pero…
Se interrumpió.
—¿Pero qué?
—No podemos ganar.
—¿Por qué no? —la chica salió al pasillo cerrando la puerta tras de sí. Cruzó los brazos modestamente sobre sus senos altos y pequeños, y enfrentó a Isidore, ansiosa por comprender. Al menos eso le pareció a él. Se la notaba atenta.
—Nadie puede vencer al kippel —continuó—, salvo, quizás, en forma temporaria y en un punto determinado, como mi apartamento, donde he logrado una especie de equilibrio entre kippel y no-kippel, al menos por ahora. Pero algún día me iré, o moriré, y entonces el kippel volverá a dominarlo todo. Es un principio básico: todo el universo avanza hacia una fase final de absoluta kippelización.

    En pocas palabras, kippel es la entropía material, la destrucción por la contaminación física que invariablemente continua de la creación. Encuentro este concepto fascinante porque es lo más cercano a una fuerza invencible e incontenible que he encontrado. Como dice Isidore, es imposible detener al kippel, salvo en momentos y lugares determinados, justo como yo lo hago. Yo también peleo esa guerra perdida en mi propio apartamento. Pero eso no es vencer, eso sólo es postergar el reinado absoluto del kippel.

    La idea de usar esta palabra surgió durante el tiempo que estaba leyendo tal libro, un día cuando iba manejando, me entregaron volantes en cada alto, cada semáforo y en cada esquina. Ahí fue cuando lo noté, toda esa basura es kippel, objetos totalmente inútiles. En ese momento me surgió la idea de comenzar una revista gratuita, humilde, sin pretensiones y de libre difusión, aceptando y celebrando el hecho de que tal revista no aspiraba a mucho (o a nada) y sólo se jactaba de ser un objeto inútil, de ser kippel, y por ende usando ese nombre. Esta idea luego se degeneró (u optimizó, según la opinión del lector) a un fanzine, luego a un sitio web. Aunque la palabra pierde un poco la intención y el sentido al ser este un blog en Internet (es decir, al ser algo meramente electrónico, pierde todo lo físico y material del asunto) y tal vez la palabra ya deja de ser aplicable a algo virtual. En todo caso esto debió llamarse algo así como “kippel digital”, pero batallé mucho para apoderarme de este dominio y pienso usarlo tanto como sea posible.

Referencias:

http://es.wikipedia.org/wiki/%C2%BFSue%C3%B1an_los_androides_con_ovejas_el%C3%A9ctricas%3F#Decadencia_y_Renovaci.C3.B3n

Libros leidos en el 2013

01-Gray hat hacking: The ethical hackers handbook (3rd Edition), de Allen Harper, Shon Harris, Jonathan Ness y Chris Eagle.

    Un libro bastante completo e interesante si uno está buscando aprender sobre la seguridad informática. Un review mas completo puede ser leído aquí.

02-Certified Ethical Hacker review guide, de Kimberly Graves.

    Un libro de estudio bastante corto y sencillo, con sólo lo necesario para presentar el examen de certificación de CEH, pero la misma certificación es algo básica, así que este libro no puede tener mucho contenido interesante.

03-On war, de Carl von Clausewitz.

    Una lectura militar histórica sumamente densa y pesada, a pesar de ser esta la versión resumida. Sólo recomendado para historiadores y estudiantes serios de la historia de la milicia y la estrategia bélica. A pesar de ser un libro tan viejo (publicado en 1832), algunos principios y estrategias aún aplican en la actualidad y presenta teorías interesantes, como por ejemplo, que cada ejército tiene un “centro de gravedad” que es el punto en el que se debe atacar si uno quiere derrotarlo rápida y definitivamente, por ejemplo, los franceses pelearán hasta que París caiga, y los japoneses sólo dejarán de luchar cuando el emperador se los ordene.

04-Ficciones, de Jorge Luis Borges.

    Siendo la segunda vez que leí este libro, me convencí aún más de que Borges fue un genio. Muy seguramente el mejor escritor en español de América. Ficciones es una colección de historias cortas de Borges, y todas merecen ser leídas y releídas. Las mejores, a mi gusto, son: Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, una conspiración secreta de intelectuales que escriben una enciclopedia de un mundo ficticio. Las ruinas circulares, un hombre decide crear a un hijo únicamente soñándolo, algo que gustará muchísimo a aquellos que disfrutaron de Inception. La lotería de Babilonia, un pueblo en donde todas las acciones son decididas en base a una lotería, y esto hace una referencia a lo azarosa que es la vida, y como eso se relaciona con la teología y la religión. La biblioteca de Babel, que trata sobre una biblioteca infinítamente larga, que guarda tomos y tomos de un sólo libro infinito, escrito con todas las combinaciones posibles de las letras.

05-Crónicas marcianas, de Ray Bradbury.

    Esta fue la segunda vez que leía este clásico imperdible de la ciencia ficción. Historias cortas y relativamente independientes relatan la colonización humana de un Marte que ya está habitado, con todo lo que inevitablemente conlleva una colonización: ignorancia, desprecio, crueldad, xenofobia, malentendidos, peleas, mezclas, aprendizaje, amor, asimilación y muerte. Es un recordatorio de la colonización de los pueblos indígenas de América y un recuerdo de que tal vez un día La Tierra colonice, o sea colonizada, por otra civilización. Lo mejor del libro: Los pueblos silenciosos. La historia del último hombre y la última mujer que se quedaron solos en un planeta, con un final sumamente gracioso e inesperado.

06-Pigmeo, de Chuck Palahniuk.

    “Pigmeo”, un joven agente secreto de un país cuyo nombre nunca se nos rebela, es introducido a una familia estadounidense como un estudiante de intercambio con órdenes de derrocar al malvado “imperio capitalista”. Es divertidísimo leer como Pigmeo, un niño genio entrenado para matar a mano limpia, es indoctrinado en lugares y rituales tan extraños para él como ir a un centro comercial o a la iglesia. Lo mejor del libro: Leer como dos agentes secretos compiten en un concurso de deletreo que dura horas porque ninguno de los dos comete errores, mientras los compañeros americanos incautos tratan de activar la alarma de incendios para poder escapar de tanto aburrimiento. Desgraciadamente, creo que este libro tiene un final algo decepcionante, sobre todo viniendo de Palahniuk, el escritor del excelente “Fight club”.

07-Rebelión en la granja, de George Orwell.

    Lo curioso de este libro es que bien podría pasar por un libro para niños sobre unos animalitos que viven en una granja. En realidad es una brillante alegoría sobre la revolución rusa de 1917.

08-Dracula, de Bram Stoker.

    Por fin leí el clásico libro de vampiros, me avergüenza reconocer que nunca lo había leído. Bastante emocionante, ameno y bien escrito, no por nada comenzó casi todo un género literario por si mismo.

09-Ender’s game, de Orson Scott Card.

    Ender’s game es muchas veces referida como la mejor novela de ciencia ficción que se ha escrito. Yo opino que en verdad es un libro muy bueno, seguramente de los mejores, pero definitivamente hay superiores. Ganadora de un premio Nébula y un Hugo, cuenta la historia de Andrew “Ender” Wiggin, un niño de 6 años que es seleccionado para soportar un riguroso y casi fatal entrenamiento militar con el fin de poder defender a la humanidad de una inminente invasión extraterrestre. Por su contenido, Ender’s game es lectura recomendada en el cuerpo de Marines de Estados Unidos. Después de leer este libro, me interesó mucho continuar leyendo más libros de la saga de Ender.

10-Operación trueno, de Ian Fleming.

    El primer libro de Ian Fleming que he leído. Es el clásico libro de James Bond, con todos los aspectos que hacen de Bond, el 007: autos lujosos, dispositivos futuristas, mujeres hermosas, viajes, armas, lugares paradisiacos y espionaje. La historia de este libro fue adaptada en la película “Thunderball”. Algo aburrido.

11-Orgullo y prejuicio, de Jane Austen.

    El clásico romántico y magnum opus de Jane Austen. Otro de los clásicos de la literatura universal que merecen ser leídos cuando menos para poder presumir que los has leído. Muy recomendable.

12-Lucifer’s hammer, de Larry Niven y Jerry Pournelle.

    Un astrónomo aficionado descubre un cometa que se acerca a La Tierra. El libro sufre de una multitud de personajes casi indistinguibles unos de otros, y peor aún, algunos con nombres casi idénticos (Hardy, Harvey, Henry). Casi todo el libro ocurre en el sur de California, y los autores se esfuerzan demasiado en explicar las pequeñísimas características y los más minúsculos detalles de la zona y cómo los protagonistas la recorren, lo cual llega a ser insufrible para alguien que no conoce el área. Lo interesante del libro es que no termina con el impacto del cometa, sino que relata los sucesos que ocurren después de la catástrofe y cómo la sociedad trata de reconstruirse a si misma, las luchas de poder y la búsqueda de conocimiento indispensable pero ahora perdido gracias a la muerte de millones de personas de la noche a la mañana. A pesar de que fue nominada al premio Hugo por mejor novela, no me quedaron ganas de leer mucho más de estos autores, a pesar de que me los recomiendan muy seguido.

13-World War Z, de Max Brooks.

    No comparte ninguna relación con la película, fuera del nombre. Tal vez lo único interesante es el giro que se le dio al ya tan usado género del terror zombie: A través de historias cortas y relativamente independientes, se relata una guerra a gran escala en donde la humanidad pelea contra una armada interminable de zombies. Una guerra que se hace cada vez más difícil pues cada soldado humano caído, se convierte al lado contrario. La raza humana se debilita mientras los zombies aumentan sus fuerzas. Definitivamente no tan bueno como “The zombie survival guide” del mismo autor.

14-Stranger in a strange land, de Robert A. Heinlein.

    Imaginen “El libro de la selva” pero en lugar de un niño indio criado en la selva, es un niño criado en Marte por una civilización mucho más antigua y sabia que la humanidad, una civilización que no conoce el concepto de la prisa y la premura, que se comen a sus muertos y que regresan de la muerte a voluntad. El resultado es Valentine Michael Smith, el primer humano nacido en Marte, que, gracias únicamente a su crianza marciana, puede controlar cada célula de su cuerpo a voluntad, es invulnerable al frio o al calor, no necesita dormir, tiene poderes psíquicos y una memoria fotográfica perfecta, y que gracias a las leyes humanas, es infinitamente rico y legalmente es el embajador y dueño del planeta rojo. Smith llega a La Tierra y se sorprende de las costumbres tan bárbaras y salvajes que son normales aquí, como el miedo a la muerte, el sarcasmo, o decir mentiras y engañar. Realmente es impresionante el talento de Heinlein, no cualquiera podría escribir a un personaje que es totalmente ajeno a cualquier trazo de la humanidad y aún así hacerlo totalmente creíble. “Stranger in a strange land” es tan significativo e importante en la ciencia ficción y en la literatura, que añadió una palabra totalmente nueva al diccionario y al lenguaje Inglés, además de ser indirectamente responsable de la creación de todo un movimiento religioso y de la cama de agua. Lo más interesante del libro es pensar en qué límites se pone uno simplemente al ser criado como humano. Definitivamente el mejor libro que leí durante el 2013.

15-How to win friends and influence people, de Dale Carnegie.

    Leí este libro porque me lo han recomendado mucho ya que supuestamente debe ser leído por cualquiera que quiera hacerse un lugar en el mundo laboral. Escuché que este libro cambia la vida de cualquiera que lo lee, pero honestamente sólo encontré consejos obvios para tratar a la gente. Tal vez sea porque es un libro relativamente viejo. Muy parecido a “Think and grow rich” de Napoleon Hill.