Trip to Las Vegas

    In the last post I wrote about my work in Las Vegas, but I did not write about two fundamental aspects: The city and its people.

    I have been in Vegas before, but it has been too long since then. I don’t remember what I did last time or where I went. This time, the city seemed new and old at once.

    Las Vegas is where decorum goes to die. In the Sin City everybody can easily buy drugs, sex and probably many other things that I am too innocent to know. Of course, doing any of this is illegal, but it is illegal just as talking about a taboo is. Nobody wants to discuss what is happening, but everybody knows it happens, and they know this because they are part of it.

    I am still surprised about the homeless people that adorn the streets. I have come to expect to see them, but somehow I am still surprised. I remembered the trips to NYC and how out of place the homeless looked near the luxurious stores in midtown Manhattan. They also look out of place in Vegas, but the scenario now was The Strip, surrounded by humongous casino resorts that seem conceived in the mind of a Saudi princess during an acid trip.

    And the girls… I could write a whole book about that. Girls in the US are so different to Mexican girls. For instance, they are overloaded with confidence an ego. And this is good. Mexican girls tend to pretend they are not interested and will rarely take the initiative, but all the girls I met in Las Vegas were the complete opposite of that: they approach you, they talk to you, they flirt with you, they take what they want and they do not care about anything else.

    I know what you are thinking: “But Alan, I am pretty sure they were prostitutes!”, and I see your point. Prostitutes in Las Vegas roam freely everywhere. Some of them are very obvious, wearing transparent cocktail dresses, fishnet stockings, and heels that double their height. But some of them are incredibly classy ladies that would not look out of place in a Nobel prize award ceremony. You can try to identify them and after a few days you will get good at it, but you will never know for sure.

    So, how do I know the girls were flirting with me and not my money? I know because all the girls who approached me were either staying in the hotel or working in the same place I was. In fact, two of them were staying a few doors from my room. Another one was a make-up artist who fixed my hair for some photographs. I was so focused on the posing that when she asked how I wanted her to do my hair, I told her to do anything she wanted with me. She told me that I should not say that. While saying that, she looked at me in a way that made me understand that she was already thinking way too many things that she could do with me.

    I don’t want to sound like I am bragging about all this. I am writing this because these are perfect examples of how people behave in Vegas: They come here to have fun and do not care about anything else. They drink too much, they have sex with strangers, they take drugs, they bet all of their savings and they do not care, because “What happens in Vegas, stays in Vegas”. Still don’t believe me? Go and ask that girl I saw while having breakfast, the one who wore only a pair of slippers and a tiny hand towel.

    In fact, all this made me think about prostitution in Vegas. As I said before, hiring a prostitute is extremely easy, you get flyers advertising “full experience massages”, you see ads in the streets and magazines promising girls from every possible ethnicity and their combinations, wearing any kind of outfit your pervert mind could envision. However, I wonder what kind of person would hire them while the other girls are so happy to take that role free of charge. I guess Cyndi Lauper was right: Girls (and boys) just want to have fun, and Vegas is the place to have fun, any kind of fun.

Share

Alan Verdugo / 2017/06/14 / Uncategorized / 2 Comments

IBM Interconnect 2017

    I had the opportunity to attend IBM Interconnect 2017. This was my first time attending a serious technical conference and I must say that it was an excellent experience for many reasons.

    The reason I was sent to Interconnect in the first place was to show a proof of concept of a project I had been working on for the past few months. I might write about that project in a future post but in this post I will focus on the overall Interconnect experience and the things I learned during the event.

    As usual, the event took place in Las Vegas, more specifically, in the Mandalay Bay convention center. There was another event called IBM Amplify at the MGM Grand, but I did not have the time to attend (which is quite ironic since I was staying right there, at the MGM hotel).

    I had access to the venue since day zero, which means I got to see how everything was put together. As a matter of fact, I was extremely disappointed during the first day because I got to the convention center and I only saw a gigantic warehouse with many boxes in it. I was impressed by the ridiculous size of the convention center, but I was much more impressed when I saw how, in just a matter of hours, this almost-empty warehouse was converted into an actual technology conference, complete with booths, places to eat, enormous screens, a couple of mainframes and a few humanoid robots. That, and thousands of humans beings.

    I did have some free time every now and then, which I used to get lost in the crowd, grab some swag, speak with random interesting people and attend a few sessions. However, I missed some of the sessions that I wanted to attend, like Ginny Rometty’s keynote and Will Smith’s interview. Thankfully, replays are available at IBMGO and/or Youtube. The following are some of the things that I liked the most.

Mainframes

    IBM had on display a couple of their legendary Mainframes. They look impressive, mystifying and gigantic by today’s standards. A very friendly representative approached me and explained the advantages of the mainframes, which, according her, are far from dead. She gave me a quick tour of the components, mentioned that mainframe’s main focus on reliability and compatibility, that most Fortune 500 companies still rely on mainframes, and they are way more affordable than I expected. It was quite an eye-opening experience, learning that such old technology is still alive and well.

Recorded future

    To be honest, I had no idea what Recorded future was. I only got close to this booth to get a figurine of their super-cute mascot, Marty the Martian. However, once I was on their booth, Alex (whose last name I don’t remember) approached me and explained what Recorded future does: They basically crawl the web looking for intelligence about security treats, then, they use machine learning and all sorts of algorithms to warn their clients about vulnerabilities and exploits that could affect them in the near future. They are basically taking a proactive approach to IT security using analytics, which I think is a great idea.

Analytics

    I spend some time talking with the IBM analytics teams, they where very friendly and answered all of my novice questions. In fact, they provided very useful recommendations about Watson Analytics and Data Science Experience.

Ubuntu

    This was actually Canonical’s booth, but everything was branded with the Ubuntu logo. Ivan Dobos, a solutions architect, kindly explained to me how Juju works and its use cases. I was very impressed by Juju’s capabilities and it is something that I will definitively explore in the near future.

Phone chargers

    There were a couple of lockers where attendees could lock and charge their phones. A brilliant and very simple idea. Of course, this is not cutting-edge technology, but it was smart, useful and easy to use, which are three characteristics that are often forgotten while designing solutions to problems.

Bluemix server challenge

    Somewhere in a IBM office, somebody was faced with a critical problem: “How can we make videogames even more nerdy?” the answer is Bluemix Server Challenge, a VR game where you take the place of a heroic data center admin and pickup hardware which needs to be correctly placed into a rack. I did not have time to play it, but everybody absolutely loved it.

Conclusions

    During my days at the conference, I heard so many languages and saw so many faces. Technology truly is one of the few things with the ability to bring people together regardless of nationality, language or any preconceived “differences”. I was often reminded of those lines in the Hacker’s manifesto

This is it… this is where I belong…
I know everyone here… even if I’ve never met them, never talked to them, may never hear from them again… I know you all…

    I now understand that conferences of this size are better used as intelligence gathering points, where decision makers, innovators, thought leaders and futurists can get a first-hand idea of the technological trends that will inevitably influence the directions of the other industries in the following years. Even better, all this people can interact to generate more ideas.

    I hope I have another chance to attend Interconnect (or any other tech conference) again. More importantly, I hope I can continue attending while being paid for it. However, while the tickets could be seen as expensive, I am convinced that these conferences are invaluable if you take the time to attend labs, sessions and just try to engage in conversations with random people, after all, smart people from all over the world travel to attend and you never know who may be listening to your ideas, or whose ideas you could listen to.

Share

Alan Verdugo / 2017/04/19 / Uncategorized / 0 Comments

Advertencia de fraudes con RetroPie

    Después del rotundo y controvertido éxito del mini NES de Nintendo, parece ser que surgió un mercado para pequeñas consolas retro. Esto realmente no es nada nuevo, los entusiastas de los juegos antiguos han usado emuladores por mucho años. A mi parecer, lo que logró el mini NES fue lograr captar la atención dos grupos:

  1. Gente que sabe de la existencia de los emuladores, pero quiere apoyar a Nintendo o sentir que está jugando sus juegos antiguos de una manera legal. Esto no tiene nada de malo, de hecho, creo que es bastante admirable.
  2. Gente que no tiene idea de que otras opciones existen desde hace años y que tienen muchas mejores características (por ejemplo, poder usar controles inalámbricos, sólo por mencionar una).

    Hasta este momento creí que estos dos grupos de alguna manera lograban cierto equilibrio. Ambas opciones tienen ventajas y desventajas. El segundo grupo tiene una ética dudosa, y el primero se está perdiendo de muchas ventajas tecnológicas de los últimos años.

    Sin embargo, parece ser que ha llegado un momento en que estos dos grupos se están empezando a unir, y creo que es de la peor manera posible. Han surgido personas que están tratando de vender la opción #2 como si fuera la opción #1. Y lo peor es que hay gente que está cayendo en la trampa.

    Más específicamente, estoy hablando de personas que han empezado a vender Raspberries con RetroPie a precios exorbitantes. Ya he escrito antes sobre las Raspberries, pero básicamente son mini-computadoras (aproximadamente del tamaño de una tarjeta de crédito). Por su tamaño y precio tan reducidos, las Raspberries se han vuelto muy famosas con gente que hace proyectos caseros que involucran tecnología.

 

    El precio al que estas personas están vendiendo su “consola” es de $3,000 por una Raspberry Pi, dos controles USB, una carcasa, un cargador y una tarjeta Micro SD de tamaño desconocido. Yo usé una de mis Raspberries para jugar juegos retro, es decir, me hice una de estas “consolas” que esta gente está vendiendo y me salió mucho más barato que $3,000 pesos.

    Vamos a hacer un desglose de lo que yo invertí en esto: Una Raspberry Pi 3 (la más nueva y poderosa a la fecha) cuesta sólo $35dll. El kit que yo usé trae muchas cosas extra y se vende en Amazon por $75 dólares ($1530 pesos mexicanos aproximadamente, con el dolar a los $20.36 actuales). Digamos que son $500 extra por envío, sólo por ser conservadores. Eso lleva al total a unos $2,000, es decir, sólo dos tercios de lo que esta gente está pidiendo. Los emuladores y el software son obviamente gratis así que no entran en la ecuación.

    En pocas palabras, hacer una de estas “consolas” que venden a $3,000 me costó únicamente $2,000, y podría llegar a costar sólo $35 dlls ($712 pesos mexicanos) si es que ya se cuenta con un cargador USB, una tarjeta micro SD y un cable HDMI, cosas que mucha gente ya tiene. La única parte esencial de el proyecto es la misma Raspberry Pi. Cosas como la carcasa, aunque si son útiles, no llegan a ser imprescindibles.

    El dilema aquí es, ¿qué tanto cobrar un precio tan alto es aceptable? Por una lado, los vendedores podrían argumentar que están vendiendo un producto ya listo para jugar y que el esfuerzo de instalar todo el software vale ese precio tan alto. Este es el peor argumento que podrían tener, pues por experiencia propia, sé que todo el proceso lleva, a lo mucho, unos 20 minutos. Hay muchos tutoriales en internet que muestran paso a paso cómo hacer todo esto.

    También podrían argumentar que las personas comunes no quieren, o no pueden, configurar una Raspberry Pi para usarla de esta manera. A pesar de que este es un argumento igual de ridículo, creo que es el único que podría tener algo de sentido. Por ejemplo, a pesar de que yo puedo cocinar, regularmente prefiero ahorrarme el problema, ir a un restaurante y que alguien más lo haga por mi. Sin embargo ¿que pasa cuando se me oculta el hecho de que esto es algo que yo mismo podría hacer?

    La razón de mi indignación es que estas personas no están siendo honestas. En ningún punto los vendedores dicen claramente lo que realmente están vendiendo: Una Raspberry Pi con accesorios y software pre-instalado. No, el producto se anuncia como una “Consola Retro”, y esto, muy sutilmente, esconde el fraude que se está cometiendo: La gente podría ir a comprar una Raspberry Pi y hacer esto ellos mismos muy fácilmente, pero están siendo engañados al no escuchar claramente lo que están comprando. Desgraciadamente mucha gente no conoce las Raspberries o RetroPie, y por lo tanto tiende a caer en el fraude sin sospecharlo.

    En pocas palabras, hay personas que se están aprovechando de la falta de conocimiento de otras personas, y sólo hay una palabra para eso: Fraude. La frase “gato por liebre” es perfecta para comunicar lo que está pasando aquí.

    El comentario que puse advirtiendo a la gente de la situación fue rápidamente eliminado y se me negó el acceso a seguir escribiendo nuevos comentarios. Esto demuestra que los vendedores reconocen que están haciendo algo incorrecto, y tratan de esconderlo. Que tristeza que este tipo de situaciones sean tan comunes en nuestro país. Aprovecharnos unos de los otros es lo último que necesitamos en la situación económica tan incierta que estamos viviendo estos días.

Share

Alan Verdugo / 2017/02/04 / Uncategorized / 0 Comments

Massively modifying images with ImageMagick

    Web editors often have the need to edit a large number of images. For example, the large image size of professional cameras tends to be overkill for most sites. I wanted a quick and easy way to resize large images and that was how I found ImageMagick.

    ImageMagick is a suite of tools and according to the man page, we can “use it to convert between image formats as  well  as  resize  an image, blur, crop, despeckle, dither, draw on, flip, join, re-sample, and much more”. First, let’s install imagemagick:

    Then, we can use the convert command to do the actual edition. Check the man page to see the astounding number of options this command has. For example, if I want to resize all the JPG images in the current directory to a width of 1280 pixels and save the resulting images as the same name but with “min-” before the name I would execute the following command:

    And here lies the advantage of ImageMagick: it can be used in a script to edit images extremely quickly. ImageMagick can also be used on Mac OS X and Windows. For more information about the convert command, refer to http://www.imagemagick.org/script/convert.php

Share

Alan Verdugo / 2016/12/12 / Uncategorized / 0 Comments

Viaje a Nueva York 2: The return of the pizza.

    Como mencioné en el post anterior, desde antes de llegar a México ya tenía otro boleto a mi nombre con destino a Nueva York. Esto fue idea y maquinación de Briana, que pagó todo el viaje, incluyendo la comida, la estadía y el transporte, así que todo el crédito es para ella. De hecho, creo que yo únicamente pagué alrededor de $8 dólares: $6 por una tarjeta del subway y $1.40 por una dona de chocolate.

    Con la memoria aún reciente del viaje a Japón y gracias a que este era mi segundo viaje a Nueva York, pude formarme una opinión más sobria y objetiva de la ciudad. Ya que en el post anterior de esta ciudad hablé sobre Times Square, Central Park y otros lugares, sólo voy a escribir sobre los lugares que visité hasta esta ocasión.

American Museum of Natural History.

    Este es sin duda el museo más impresionante que he visto, incluso más que el MET (el cual está muy cerca, de hecho). El American Museum of Natural History parece tener una copia de todas y cada una de las cosas que existen en el mundo, desde insectos hasta meteoritos, pasando por fósiles reales de dinosaurios, esculturas, joyas, ropa, herramientas y muchísimos otros objetos históricos. Precisamente es por eso que es tan grande y es imposible ver todo el museo en un sólo día. Creo que los únicos capaces de realmente tener una experiencia completa en este museo son los mismos habitantes de Nueva York. Afortunadamente, la entrada al museo (al igual que en el MET) sólo sugiere una tarifa, así que cada visitante puede elegir cuánto pagar por su entrada. De esta manera el museo sigue contando con fondos sin necesidad de que nadie se pierda de entrar por falta de dinero.

Broadway.

    Debido a que dudo mucho que vaya por una tercera vez a Nueva York, decidí comprar boletos para obras en Broadway. A pesar de que fueron algo caros, creo que fue una muy buena decisión, pues el teatro de Broadway es uno de los espectáculos que más me han gustado y es muy superior al teatro que se hace en otros lugares, por más bueno que sea. Simplemente, este es el único lugar en donde se pueden apreciar tantas obras de esta calidad.

    Decidimos ir a dos obras: The lion king y The book of mormon. El rey león fue impresionante, sobre todo por ser mi primera experiencia en Broadway. No por nada esta obra se sigue llenando en cada función, a pesar de haberse estrenado en 1997. Me pareció muy interesante ver cómo los productores se las ingeniaron para simular selvas y todo tipo de animales de una manera convincente sin necesidad de recurrir a animales reales (aunque si hubieran hecho cantar a animales estaría muchísimo más sorprendido).

    The book of mormon fue escrita por los creadores de South Park. Es una burla parecida al famoso episodio donde hablan de los mormones. Esta fue mi obra favorita y lo atribuyo a que he leído bastante sobre las creencias de los mormones. Naturalmente y como pasa en South Park, hay muchas irreverencias, grocerías y blasfemias (aunque no tantas como yo esperaba), pero si uno se esfuerza en encontrarle un sentido más profundo a la comedia, seguramente lo va a encontrar. En el caso de The book of mormon, identifiqué temas como las ventajas que damos por hechas, las esperanzas (y cómo se ignoran los problemas con tal de mantenerlas) y el anhelo de vivir donde el pasto es un poco más verde, así como el papel de las religiones en aprovecharse de esas esperanzas y como muchas de ellas fueron creadas en base a mentiras y confusiones. Obviamente a la mayoría de los mormones esta obra les parece insultante, pero creo que si se dieran la oportunidad de verla con la mente abierta, la disfrutarían mucho.

    Hay muchas cosas que me gustan de Nueva York, y muchas otras que no. Para empezar, es una ciudad de primer mundo, y esto es bueno y malo a la vez, pues con el dinero, el trabajo, la cultura y la abundancia vienen la contaminación, el ruido, la sobrepoblación y la competencia extrema. No todo es el glamour que las películas nos han prometido.

    Al llegar a JFK, conocimos a una señora hondureña, que llevaba viviendo más de 30 años en Nueva York. Ella nos platicó de su vida, de sus opiniones en la política y nos dio consejos de cómo movernos en el subway, el cual, según su opinión, es lo mejor del mundo. Nosotros, habiendo regresado de Japón unas semanas antes, encontramos esto muy curioso, pues el subway de Nueva York, a pesar de ser una infraestructura que cualquier ciudad mexicana desearía tener, está muy por debajo de lo que vimos en Tokyo. Esto me hizo apreciar los viajes que he hecho últimamente, pues a pesar de que Nueva York tiene muchísimas ventajas, siempre es posible ser aún mejor, y estos viajes me han dado una perspectiva más amplia, que me permiten apreciar las cosas buenas que tenemos, pero también reconocer lo que se podría mejorar, y no sentirme satisfecho con el estado actual de las cosas. Esto es el verdadero beneficio de viajar y conocer culturas diferentes. No quiero que esto suene a que estoy menospreciando a nada ni a nadie, pero no pude evitar recordar a los ciudadanos de Corea del Norte, muchos de los cuales creen que su pais es el mejor del mundo, hasta que logran escapar. El punto aquí es que no podemos culpar a esta señora (y mucho menos a los norcoreanos) por pensar de esta manera, cuando su situación actual es lo único que conocen. Creo que por esto uno debería sentir cierta obligación por ver la vida desde otros puntos de vista, ya sea viajando o conversando con personas de orígenes y situaciones diferentes a los nuestros.

    Uno de mis momentos favoritos del viaje fue ir a comer pizza en uno de los lugares donde venden cada rebanada por $1 dolar, no sólo por que fue la pizza más deliciosa que he probado (a pesar de que sólo era de queso), sino por la situación tan cosmopolita que representó. La pizza (de origen italiano, como todos saben) fue preparada y servida por gente de la india, y nosotros, dos mexicanos, la estábamos comiendo junto a un par de franceses. Esto me pareció algo muy memorable y muy característico de Nueva York, pues pocas son las ciudades en que estas mezclas de culturas pueden darse, y a la vez me da esperanza de que la globalización nos haga tener muchos momentos parecidos, donde la gente está unida sin prejuicios ni conflictos. El hecho de estar a sólo tres cuadras de las oficinas de la ONU sólo hacía más evidente esto, y demuestra que es posible vivir en armonía bajo un fin común (en este caso, comer pizza).

    En conclusión, me gustó mucho este viaje. A pesar de que ya conocía varios lugares que visitamos, también pudimos ir a otros más, y me sentí más tranquilo y relajado pues esta vez no viajé por cuestiones de trabajo. Como dije anteriormente, dudo que vaya una tercera vez, pero aún así recomendaría a cualquiera visitar Nueva York al menos en una ocasión.

Share

Alan Verdugo / 2016/12/10 / Uncategorized / 0 Comments

1 2 3 9