Trip to Las Vegas

    In the last post I wrote about my work in Las Vegas, but I did not write about two fundamental aspects: The city and its people.

    I have been in Vegas before, but it has been too long since then. I don’t remember what I did last time or where I went. This time, the city seemed new and old at once.

    Las Vegas is where decorum goes to die. In the Sin City everybody can easily buy drugs, sex and probably many other things that I am too innocent to know. Of course, doing any of this is illegal, but it is illegal just as talking about a taboo is. Nobody wants to discuss what is happening, but everybody knows it happens, and they know this because they are part of it.

    I am still surprised about the homeless people that adorn the streets. I have come to expect to see them, but somehow I am still surprised. I remembered the trips to NYC and how out of place the homeless looked near the luxurious stores in midtown Manhattan. They also look out of place in Vegas, but the scenario now was The Strip, surrounded by humongous casino resorts that seem conceived in the mind of a Saudi princess during an acid trip.

    And the girls… I could write a whole book about that. Girls in the US are so different to Mexican girls. For instance, they are overloaded with confidence an ego. And this is good. Mexican girls tend to pretend they are not interested and will rarely take the initiative, but all the girls I met in Las Vegas were the complete opposite of that: they approach you, they talk to you, they flirt with you, they take what they want and they do not care about anything else.

    I know what you are thinking: “But Alan, I am pretty sure they were prostitutes!”, and I see your point. Prostitutes in Las Vegas roam freely everywhere. Some of them are very obvious, wearing transparent cocktail dresses, fishnet stockings, and heels that double their height. But some of them are incredibly classy ladies that would not look out of place in a Nobel prize award ceremony. You can try to identify them and after a few days you will get good at it, but you will never know for sure.

    So, how do I know the girls were flirting with me and not my money? I know because all the girls who approached me were either staying in the hotel or working in the same place I was. In fact, two of them were staying a few doors from my room. Another one was a make-up artist who fixed my hair for some photographs. I was so focused on the posing that when she asked how I wanted her to do my hair, I told her to do anything she wanted with me. She told me that I should not say that. While saying that, she looked at me in a way that made me understand that she was already thinking way too many things that she could do with me.

    I don’t want to sound like I am bragging about all this. I am writing this because these are perfect examples of how people behave in Vegas: They come here to have fun and do not care about anything else. They drink too much, they have sex with strangers, they take drugs, they bet all of their savings and they do not care, because “What happens in Vegas, stays in Vegas”. Still don’t believe me? Go and ask that girl I saw while having breakfast, the one who wore only a pair of slippers and a tiny hand towel.

    In fact, all this made me think about prostitution in Vegas. As I said before, hiring a prostitute is extremely easy, you get flyers advertising “full experience massages”, you see ads in the streets and magazines promising girls from every possible ethnicity and their combinations, wearing any kind of outfit your pervert mind could envision. However, I wonder what kind of person would hire them while the other girls are so happy to take that role free of charge. I guess Cyndi Lauper was right: Girls (and boys) just want to have fun, and Vegas is the place to have fun, any kind of fun.

Share

Alan Verdugo / 2017/06/14 / Uncategorized / 2 Comments

IBM Interconnect 2017

    I had the opportunity to attend IBM Interconnect 2017. This was my first time attending a serious technical conference and I must say that it was an excellent experience for many reasons.

    The reason I was sent to Interconnect in the first place was to show a proof of concept of a project I had been working on for the past few months. I might write about that project in a future post but in this post I will focus on the overall Interconnect experience and the things I learned during the event.

    As usual, the event took place in Las Vegas, more specifically, in the Mandalay Bay convention center. There was another event called IBM Amplify at the MGM Grand, but I did not have the time to attend (which is quite ironic since I was staying right there, at the MGM hotel).

    I had access to the venue since day zero, which means I got to see how everything was put together. As a matter of fact, I was extremely disappointed during the first day because I got to the convention center and I only saw a gigantic warehouse with many boxes in it. I was impressed by the ridiculous size of the convention center, but I was much more impressed when I saw how, in just a matter of hours, this almost-empty warehouse was converted into an actual technology conference, complete with booths, places to eat, enormous screens, a couple of mainframes and a few humanoid robots. That, and thousands of humans beings.

    I did have some free time every now and then, which I used to get lost in the crowd, grab some swag, speak with random interesting people and attend a few sessions. However, I missed some of the sessions that I wanted to attend, like Ginny Rometty’s keynote and Will Smith’s interview. Thankfully, replays are available at IBMGO and/or Youtube. The following are some of the things that I liked the most.

Mainframes

    IBM had on display a couple of their legendary Mainframes. They look impressive, mystifying and gigantic by today’s standards. A very friendly representative approached me and explained the advantages of the mainframes, which, according her, are far from dead. She gave me a quick tour of the components, mentioned that mainframe’s main focus on reliability and compatibility, that most Fortune 500 companies still rely on mainframes, and they are way more affordable than I expected. It was quite an eye-opening experience, learning that such old technology is still alive and well.

Recorded future

    To be honest, I had no idea what Recorded future was. I only got close to this booth to get a figurine of their super-cute mascot, Marty the Martian. However, once I was on their booth, Alex (whose last name I don’t remember) approached me and explained what Recorded future does: They basically crawl the web looking for intelligence about security treats, then, they use machine learning and all sorts of algorithms to warn their clients about vulnerabilities and exploits that could affect them in the near future. They are basically taking a proactive approach to IT security using analytics, which I think is a great idea.

Analytics

    I spend some time talking with the IBM analytics teams, they where very friendly and answered all of my novice questions. In fact, they provided very useful recommendations about Watson Analytics and Data Science Experience.

Ubuntu

    This was actually Canonical’s booth, but everything was branded with the Ubuntu logo. Ivan Dobos, a solutions architect, kindly explained to me how Juju works and its use cases. I was very impressed by Juju’s capabilities and it is something that I will definitively explore in the near future.

Phone chargers

    There were a couple of lockers where attendees could lock and charge their phones. A brilliant and very simple idea. Of course, this is not cutting-edge technology, but it was smart, useful and easy to use, which are three characteristics that are often forgotten while designing solutions to problems.

Bluemix server challenge

    Somewhere in a IBM office, somebody was faced with a critical problem: “How can we make videogames even more nerdy?” the answer is Bluemix Server Challenge, a VR game where you take the place of a heroic data center admin and pickup hardware which needs to be correctly placed into a rack. I did not have time to play it, but everybody absolutely loved it.

Conclusions

    During my days at the conference, I heard so many languages and saw so many faces. Technology truly is one of the few things with the ability to bring people together regardless of nationality, language or any preconceived “differences”. I was often reminded of those lines in the Hacker’s manifesto

This is it… this is where I belong…
I know everyone here… even if I’ve never met them, never talked to them, may never hear from them again… I know you all…

    I now understand that conferences of this size are better used as intelligence gathering points, where decision makers, innovators, thought leaders and futurists can get a first-hand idea of the technological trends that will inevitably influence the directions of the other industries in the following years. Even better, all this people can interact to generate more ideas.

    I hope I have another chance to attend Interconnect (or any other tech conference) again. More importantly, I hope I can continue attending while being paid for it. However, while the tickets could be seen as expensive, I am convinced that these conferences are invaluable if you take the time to attend labs, sessions and just try to engage in conversations with random people, after all, smart people from all over the world travel to attend and you never know who may be listening to your ideas, or whose ideas you could listen to.

Share

Alan Verdugo / 2017/04/19 / Uncategorized / 0 Comments

Advertencia de fraudes con RetroPie

    Después del rotundo y controvertido éxito del mini NES de Nintendo, parece ser que surgió un mercado para pequeñas consolas retro. Esto realmente no es nada nuevo, los entusiastas de los juegos antiguos han usado emuladores por mucho años. A mi parecer, lo que logró el mini NES fue lograr captar la atención dos grupos:

  1. Gente que sabe de la existencia de los emuladores, pero quiere apoyar a Nintendo o sentir que está jugando sus juegos antiguos de una manera legal. Esto no tiene nada de malo, de hecho, creo que es bastante admirable.
  2. Gente que no tiene idea de que otras opciones existen desde hace años y que tienen muchas mejores características (por ejemplo, poder usar controles inalámbricos, sólo por mencionar una).

    Hasta este momento creí que estos dos grupos de alguna manera lograban cierto equilibrio. Ambas opciones tienen ventajas y desventajas. El segundo grupo tiene una ética dudosa, y el primero se está perdiendo de muchas ventajas tecnológicas de los últimos años.

    Sin embargo, parece ser que ha llegado un momento en que estos dos grupos se están empezando a unir, y creo que es de la peor manera posible. Han surgido personas que están tratando de vender la opción #2 como si fuera la opción #1. Y lo peor es que hay gente que está cayendo en la trampa.

    Más específicamente, estoy hablando de personas que han empezado a vender Raspberries con RetroPie a precios exorbitantes. Ya he escrito antes sobre las Raspberries, pero básicamente son mini-computadoras (aproximadamente del tamaño de una tarjeta de crédito). Por su tamaño y precio tan reducidos, las Raspberries se han vuelto muy famosas con gente que hace proyectos caseros que involucran tecnología.

 

    El precio al que estas personas están vendiendo su “consola” es de $3,000 por una Raspberry Pi, dos controles USB, una carcasa, un cargador y una tarjeta Micro SD de tamaño desconocido. Yo usé una de mis Raspberries para jugar juegos retro, es decir, me hice una de estas “consolas” que esta gente está vendiendo y me salió mucho más barato que $3,000 pesos.

    Vamos a hacer un desglose de lo que yo invertí en esto: Una Raspberry Pi 3 (la más nueva y poderosa a la fecha) cuesta sólo $35dll. El kit que yo usé trae muchas cosas extra y se vende en Amazon por $75 dólares ($1530 pesos mexicanos aproximadamente, con el dolar a los $20.36 actuales). Digamos que son $500 extra por envío, sólo por ser conservadores. Eso lleva al total a unos $2,000, es decir, sólo dos tercios de lo que esta gente está pidiendo. Los emuladores y el software son obviamente gratis así que no entran en la ecuación.

    En pocas palabras, hacer una de estas “consolas” que venden a $3,000 me costó únicamente $2,000, y podría llegar a costar sólo $35 dlls ($712 pesos mexicanos) si es que ya se cuenta con un cargador USB, una tarjeta micro SD y un cable HDMI, cosas que mucha gente ya tiene. La única parte esencial de el proyecto es la misma Raspberry Pi. Cosas como la carcasa, aunque si son útiles, no llegan a ser imprescindibles.

    El dilema aquí es, ¿qué tanto cobrar un precio tan alto es aceptable? Por una lado, los vendedores podrían argumentar que están vendiendo un producto ya listo para jugar y que el esfuerzo de instalar todo el software vale ese precio tan alto. Este es el peor argumento que podrían tener, pues por experiencia propia, sé que todo el proceso lleva, a lo mucho, unos 20 minutos. Hay muchos tutoriales en internet que muestran paso a paso cómo hacer todo esto.

    También podrían argumentar que las personas comunes no quieren, o no pueden, configurar una Raspberry Pi para usarla de esta manera. A pesar de que este es un argumento igual de ridículo, creo que es el único que podría tener algo de sentido. Por ejemplo, a pesar de que yo puedo cocinar, regularmente prefiero ahorrarme el problema, ir a un restaurante y que alguien más lo haga por mi. Sin embargo ¿que pasa cuando se me oculta el hecho de que esto es algo que yo mismo podría hacer?

    La razón de mi indignación es que estas personas no están siendo honestas. En ningún punto los vendedores dicen claramente lo que realmente están vendiendo: Una Raspberry Pi con accesorios y software pre-instalado. No, el producto se anuncia como una “Consola Retro”, y esto, muy sutilmente, esconde el fraude que se está cometiendo: La gente podría ir a comprar una Raspberry Pi y hacer esto ellos mismos muy fácilmente, pero están siendo engañados al no escuchar claramente lo que están comprando. Desgraciadamente mucha gente no conoce las Raspberries o RetroPie, y por lo tanto tiende a caer en el fraude sin sospecharlo.

    En pocas palabras, hay personas que se están aprovechando de la falta de conocimiento de otras personas, y sólo hay una palabra para eso: Fraude. La frase “gato por liebre” es perfecta para comunicar lo que está pasando aquí.

    El comentario que puse advirtiendo a la gente de la situación fue rápidamente eliminado y se me negó el acceso a seguir escribiendo nuevos comentarios. Esto demuestra que los vendedores reconocen que están haciendo algo incorrecto, y tratan de esconderlo. Que tristeza que este tipo de situaciones sean tan comunes en nuestro país. Aprovecharnos unos de los otros es lo último que necesitamos en la situación económica tan incierta que estamos viviendo estos días.

Share

Alan Verdugo / 2017/02/04 / Uncategorized / 0 Comments

WipEout HD / Fury

Title: WipEout HD / Fury.

Development: Sony Studio Liverpool.

Publisher: Sony Computer Entertainment.

Launch year: 2008.

Genre: Racing.

System: PlayStation 3.

Number of players: 1-8.

 

    Like many people, I got this game totally free as an apology from Sony, after the PlayStation Network service was interrupted. As I had not played any WipEout game before, I choose WipEout HD Fury as one of my free downloads based only on the graphical aspect, and, to be honest, I am very happy to have chosen it.

    I am ashamed to admit that, before playing this game, I always thought that the WipEout franchise was only a cheap copy of F-Zero, and I was very happy to be proven wrong. I did not know that a racing game could offer so much, and to top it all, I got all this for free.

    WipEout HD offers several game modes: Race campaign, Single race, Tournament, Time trial, Speed lap, and Zone. In the Zone races, your ship accelerates by itself gradually and the goal is to survive as long as possible. It sounds simple, but it is very hard and, more importantly, very addictive. In a game with really good graphics, this mode is particularly gorgeous and shows off the talent of The Designer’s Republic. The normal aspect of the tracks changes to something very reminiscent of the Tron bike races and every time the player completes a set of laps, the colors change in a very flashy way. In my opinion, this is by far the most interesting mode in the game. It requires patience, lightning-quick reflexes, and endurance. Watching a good run in the last zones is something really spectacular. Feel free to skip to the last few minutes of the following video to understand what I am saying.

    The online mode deserves special recognition. I have ran many times in the online mode, including 8-player tournaments and I have never experienced any kind of lag, even on my third-world internet connection. All of my online races have been as smooth as the offline races. This is something notable due to the neck-breaking speed characteristic of the game. The online community is keeping strong and constant even to this date. I’ve never had a problem to find opponents in any time of the day or night, which is also notable for such an old game. It was even relatively easy to organize a “Bling Brigade” race (a race which requires 8 simultaneous players to use a special silver paint-job in their ships).

    The Fury expansion adds the following modes to the game: Eliminator, Zone battle and Detonator. As you can imagine, Fury focuses on combat and destruction rather than in a traditional race mode.

    WipEout has always had a very special relationship with music (for example, the disc of the first game could be inserted on a regular CD player in order to listen to the game’s soundtrack). In WipEout HD, the player can change the soundtrack for any songs in the PS3 hard drive. This is a very welcome bonus for those of us who are not fans of electronic music, which is so prevalent in the game.

    This game alone made me a fan of WipEout, The Designer’s Republic and Studio Liverpool (even thought Sony decided to terminate the studio). I really regret not having played the other games before, but I am thankful to whoever hacked the PlayStation Network, because otherwise I could have gone without playing it. WipEout HD, Fury and 2048 will be bundled and relaunched as the Omega Collection for PS4, and it is the first PS4 game that really made me want to buy a new console.

Share

Alan Verdugo / 2017/01/08 / Review / 0 Comments

Libros leídos en el 2016

    Este 2016 fue un año bastante caótico en muchos sentidos, lo cual resultó en que no cumplí con mi meta de leer cuando menos un libro por cada mes del año. Hace mucho que no pasaba esto y me siento decepcionado de mi mismo, sin embargo considero que la gran mayoría de los libros que leí fueron buenos y que cada uno me enseñó algo diferente, así que de cualquier manera me siento satisfecho.

01 – “The information: A history, a theory, a flood.”, de James Gleick.

    James Gleick se propuso la dificultosa tarea de compilar toda la historia de la información en un libro, y, a pesar de ser un tema tan amorfo y extenso, creo que lo logró muy bien. Empieza hablando sobre cómo los africanos usaban tambores para transmitir mensajes, y de la revolucionaria idea de que lo único que es escencial en la transmisión del mensaje es el mensaje mismo. Habla de la inusual vida de Charles Babbage y de como su brillante máquina diferencial era considerada un juguete inútil. Se habla sobre la revolucionaria invención del telégrafo, y de cómo cambió la forma de pensar de la gente, y con ello, inició la verdadera globalización. Por ejemplo, cuenta la historia de como cierta señora llevó un plato de sopa a la oficina de telégrafo, esperando poder enviarlo a su hijo en otra ciudad. Incluso gente culta y educada se confundía en las oficinas de telégrafo cuando se les decía que su mensaje ya había sido enviado, mientras que el mensaje aún seguía escrito en la hoja en la que lo escribieron. Es decir, la gente tuvo que divorciar el concepto de “mensaje” de el concepto de “medio”, y esto probó ser inesperadamente difícil. La humanidad en general no estaba preparada para comprender un cambio tan radical, y se hablaba por primera vez de que, para comunicarse, “ahora, el tiempo y el espacio son insignificantes”. La idea de conectar a America con Europa a través de un cable submarino se consideraba absurda e inconveniente, después de todo, “¿qué podrían lograr sólo un montón de cables?”. El concepto de clima y toda la meteorología sufrió cambios impresionantes. El clima dejó de ser un fenómeno local y por fin se comprendió que había fenómenos que abarcaban grandes distancias, y que todo el sistema climatológico del mundo estaba, de alguna manera, conectado. También se habla de que los usuarios del telégrafo empezaron a usar formas primitivas de encripción y compresión de datos, con el propósito de ocultar mensajes a los operadores de telégrafo o ahorrarse dinero al enviar menos caracteres.

    Este libro fue una lectura sumamente interesante, recomendable a cualquiera, pero que debería ser lectura obligada para cualquiera que estudie o trabaje con cualquier tipo de información, es decir, la mayoría de las personas de hoy en día. De habérseme enseñado la historia de la información de esta manera en la escuela, la habría disfrutado muchísimo más.

02 – “The forever war”, de Joe Haldeman.

    William Mandella es un físico que ha sido obligadamente reclutado para formar parte de una élite de genios atletas entrenados para pelear contra los Taurans, una civilización extraterrestre de la cual no se sabe casi nada. Para pelear contra ellos, usan armaduras futuristas con toda clase de armas, camuflajes digitales y visores inteligentes. La historia fluye constantemente y siempre hay situaciones interesantes o emocionantes. Menciono esto porque desgraciadamente muchos libros de ciencia ficción tratan de tomarse demasiado en serio a si mismos y terminan siendo aburridos o dejan de lado los aspectos de ciencia ficción en favor de intrigas políticas o militares. Una particularidad de The Forever War, es que uno de los temas centrales son las problemáticas de la relatividad del tiempo en una guerra interestelar. Por ejemplo, al viajar a velocidades cercanas (y más tarde mayores) a la de la luz, hay momentos en los que el tiempo para los soldados pasa más “rápido” y permite adelantarse a los Taurans en cuanto a investigación y desarrollo bélico, y por lo tanto, les permite destruir totalmente a sus oponentes en las batallas subsiguientes. Sin embargo, a veces pasa lo contrario y los humanos se ven indefensos frente a tecnología demasiado avanzada. Los eventos en la Tierra también pasan más rápido con respecto a los soldados peleando en el espacio, y muchos de ellos regresan sólo para ver a sus familiares muertos, ver que sus ahorros ya no valen nada gracias a una devaluación acelerada, o por el contrario, que sus ahorros han aumentado exponencialmente. Gracias a que son muchas las personas en esta situación, se pierde totalmente el tiempo “común” y todo pasa subjetivamente respecto al protagonista. Estamos hablando del máximo jetlag, donde no son horas las que se pierden o ganan en un viaje, sino décadas o incluso siglos. El shock cultural que acompaña a ese jetlag es igualmente violento y devastador. Interstellar y otras historias han explorado este tema brevemente, pero esta es la primera vez que veo a un autor yendo a fondo con él y explorarlo no sólo al nivel de una persona, sino de toda la raza humana. La gente es forzada a acostumbrarse instantáneamente a “nuevas” modas, costumbres, tecnologías y leyes. De hecho, en la segunda mitad del libro se discute un aspecto social muy importante sobre el cual el gobierno tomó control, y de si hacerlo es ético, permisible, o incluso deseable y ventajoso. No comentaré nada más en favor de no arruinar algunas sorpresas, y para tratar de incitar la curiosidad y el interés de leer este excelente libro. The Forever War ganó los premios Nebula, Hugo y Locus, y generalmente puede verse en las listas de los mejores libros de ciencia ficción. No puedo evitar pensar que así fue como debió escribirse Starship Troopers.

03 – “Cordero”, de Christopher Moore.

There is no such thing as a conservative hero.

    Este es el “evangelio perdido” que nunca se escribió. Cuenta la historia de Jesús de Nazareth durante su infancia y adolescencia, narrada por su mejor amigo. Este libro me sorprendió de buenas y malas maneras. Por un lado, esperaba que se centrara mucho más en la comedia, pero por otro lado, en ciertos momentos pasa de ser totalmente irreverente a ser bastante profundo y provocador. Admito que cometí el grave error de leer este libro en una traducción española, lo cual disminuye casi por completo toda la gracia que tiene. Tengo la sospecha de que, de haberlo leído en su idioma original, lo habría disfrutado mucho más. No sólo eso, la traducción es mala incluso para los estándares españoles y eso se nota incluso cuando no he leído este libro en inglés. Sin embargo, recomiendo leerlo cuando menos como ejercicio mental, para pensar en cómo pudo haber sido la adolescencia de Jesús, de la cual sospechosamente nada se menciona en las versiones “oficiales” de la Biblia.

    Gracias a este libro, descubrí que, de hecho, si hay evangelios apócrifos que hablan sobre la niñez y adoslescencia de Jesús, sin embargo, el autor decidió no basarse en ellos dado a que el libro resultaría aún más polémico (por ejemplo, el evangelio de Tomás habla de como el niño Jesús mataba niños que lo hacían enojar, y de cómo cegaba a los padres cuando se quejaban de ello). Por este tipo de razones, el autor empieza y termina el libro con advertencias, diciendo que no escribió Cordero para tratar de quebrantar la fe de nadie, ni para burlarse de ella. Debido a esto, el autor no toma riesgo alguno. Esto es un poco descepcionante, pero también entendible conociendo lo fanáticas, y peligrosas, que pueden ser las mentes cerradas. Sin embargo, Cordero incita a hacernos muchas preguntas muy interesantes: ¿Por qué no hay más historias sobre la juventud de Jesús? ¿Acaso existen, pero fueron ignoradas y ocultadas deliberadamente?, ¿Cómo se escribiría un evangelio en nuestros días?, ¿De escribirse hoy en día, sería más tolerante y menos estricto?, ¿sería más claro y con menos parábolas confusas y fáciles de malinterpretar?, ¿Cuál sería la posición de Jesús sobre temas polémicos actuales, como el aborto, la homosexualidad, o la igualdad de géneros?, ¿A qué se debió el cambio tan radical entre las enseñanzas del viejo y nuevo testamento? Es interesante pensar en todo esto, aunque seguramente nunca tendremos respuestas.

04 – “The hacker crackdown – Law and disorder on the electronic frontier.”, de Bruce Sterling.

    Este libro esta disponible libremente en Project Gutenberg, servidores del MIT, la universidad de Adelaide, y muchos otros sitios, pues Bruce Sterling lo liberó oficialmente (y muy atinadamente) en 1994. The hacker crackdown cuenta la historia de los hackers de finales de los 80s y principios de los 90s, así como los eventos de la infame operación Sundevil, la cual no era más que una redada conjunta de hackers en los Estados Unidos. Empieza contando sobre los orígenes de la red telefónica, y cómo los circuitos reemplazaron a cientos de miles de operadoras telefónicas, que a la vez reemplazaron a varones adolescentes pues resultó obvio que a los hombres les gusta mucho jugar bromas y hacer maldades con las redes de comunicación. La aburridísima y preocupante segunda parte del libro se centra más en las distintas autoridades que dificilmente, y sin mucho éxito, trataban de ponerle un alto a los crímenes cibernéticos.

05 – “The princess bride, S. Morgenstern’s classic tale of true love and high adventure”, de William Goldman.

    Después de tener este libro en mi lista por varios años, por fin me di un tiempo para leerlo. The princess bride fue, supuestamente, originalmente escrito por un tal S. Morgenstern. La versión de Goldman es una versión abreviada y con anotaciones. Desafortunadamente la version de Morgenstern es imposible de conseguir, pues nunca ha existido realmente.

    Admito que el título del libro me hizo temer que fuera una novela cursi y fantasiosa estilo Disney, y tal vez fue por eso que postergué tanto leerlo. Afortunadamente estos miedos estaban infundados y resultó ser un libro excelente. En partes, se siente como si Douglas Adams hubiera escrito un libro de fantasía. Desgraciadamente, siento que este será otro de esos libros que le recomiendo a todos mis conocidos y nadie termina leyendo.

06 – “CompTIA Linux+ complete study guide, 3rd edition”, de Roderick W. Smith.

    Otra aburrida guía para exámenes de certificación, específicamente para los exámenes LX0-103 y LX0-104, que son necesarios para obtener la certificación CompTIA Linux+, la cual, a su vez, es equivalente a LPIC-1. La lectura de este libro no garantiza obtener un buen resultado en los exámenes de certificación, de hecho, se recomienda tener cuando menos un año de experiencia previa antes de intentarlo, sin embargo, como material de estudio, el libro es bastante bueno. Después de cada capítulo se ofrecen preguntas de prueba para diagnosticar el avance obtenido, y esto es muy útil, dado el elevado precio de los exámenes. Anteriormente escribí sobre el proceso de certificación y el papel que tomó este libro en conseguirla.

07 – “The man in the high castle”, de Philip K. Dick.

    Después de los insoportables meses que pasé leyendo el libro anterior, por fin pude leer un libro por el simple placer de leer, y realmente fue placentero leerlo. Elegí The man in the high castle por su interesante premisa y por ser uno de los más famosos libros del poco conocido sub-género de la historia alternativa. Este sub-género, si su nombre no lo explicó ya, trata de experimentar un poco con la historia real y bifurcarla de manera que ciertos eventos históricos transcurran de una manera diferente. En este caso, se habla de qué hubiera pasado si el Eje hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial. La mayoría del territorio mundial es dividido entre Alemania, Japón e Italia, con algunos territorios menores lastimosamente aferrándose a algo parecido a la independencia. Los Estados Unidos son una pequeña fracción de lo que eran antes, tanto en territorio como en espíritu y ahora se les considera una cultura casi extinta, pero por demás interesante, algo parecido a como los colonizadores ingleses casi destituyeron totalmente a los nativos americanos. También, por ejemplo, se mencionan a coleccionistas de objetos del ya moribundo estilo de vida de la cultura Americana (como pistolas de cowboys) lo cuál me hace pensar en cómo ahora las espadas samurais son vistas como objetos de colección.

    En ciertas partes los personajes hablan de un libro ficticio que habla de qué hubiera pasado si los Aliados hubieran ganado la guerra y empiezan a hacer conjeturas de cómo se hubiera logrado esto. Esta parte es una de las más intersantes de todo el libro, pues ciertos eventos concuerdan con nuestra realidad y otros no.

    El libro no es inmune a ser considerado polémico, pues aunque si destaca los horrores inegables y obvios del nazismo, también muestra efectos secundarios positivos del control Alemán. Por ejemplo, una vez que básicamente conquistaron la parte que les interesaba del mundo, la tecnología de los alemanes es enfocada en una nueva frontera: el sistema solar. Tengo que concordar en que la organización y la alta ética laboral alemana es algo digno de envidiar, y que ciertos paises (que no mencionaré para evitar sonar malinchista) se verían muy beneficiados en adoptar ciertas de esas características. Creo que ese es el gran logro de The man in the high castle: ser capaz de ilustrar los horrores que sufriríamos en ese mundo alterno pero a la vez mantener una visión hasta cierto punto neutral y sobria.

08 – “Lord of Light”, de Roger Zelazny.

Now I just want to sleep the sleep of ages, to know again the Great Rest, the perpetual bliss, to hear the songs the stars sing on the shores of the great sea.

Names are not important. To speak is to name names, but to speak is not important.

Your insolence will be repaid both now and in a life yet to come.

You will serve me in this matter. You will serve me willingly or unwillingly, but you will serve me.

Catch your breath quickly now, while you may. Breath is the least appreciated gift of the gods. None sings hymns to it, praising the good air, breathed by king and beggar, master and dog alike. But, oh to be without it! Appreciate each breath, Rild, as though it were your last-for that one, too, is near at hand!

We would give them knowledge of the sciences and the arts, which we possess, and in so doing we would destroy their simple faith and remove all basis for their hoping that things will be better-for the best way to destroy faith or hope is to let it be realized.

I am sure we will both regret it if I have to kill you.

A man is a thing of many divisions, not a pure, clear flame such as you once were. His intellect often wars with his emotions, his will with his desires… his ideals are at odds with his environment, and if he follows them, he knows keenly the loss of that which was old-but if he does not follow them, he feels the pain of having forsaken a new and noble dream. Whatever he does represent both a gain and a loss, and arrival and a departure. Always he mourns that which is gone and fears some part of that which is new. Reason opposes tradition. Emotions opposes the restrictions his fellow men lay upon him. Always, from the friction of these things, there arises the thing you called the curse of man and mocked-guilt!

Let there be no bugles within our ranks, Siddhartha. For this is not battle, but slaughter.

    Este libro fue la sorpresa que me llevé este año. Conocía a Roger Zelazny por haber leído su excelente historia For a breath I tarry, pero no esperaba que fuera capaz de escribir de esta manera. Lord of Light es la historia de Buddha, que intenta revelarse contra dioses como Yama, Vishnu, Kali, Ganesha y tantos otros para lograr el Aceleracionismo, es decir, que dejen de entorpecer la evolución humana. Al principio creí que este libro sería algo parecido a Siddhartha de Herman Hesse, y en cierta medida lo es, pero también hay tintes de otros géneros que disfruto mucho, como la ciencia ficción y la estrategia militar. Y vaya que hay peleas interesantes entre los dioses. Alianzas son hechas y deshechas de un momento a otro y las peleas entre dioses son absolutamente debastadoras e impresionantes. Todo esto mientras todos debaten con una seguridad, tranquilidad e iluminación zen absolutas.

09 – “The selfish gene”, de Richard Dawkings.

    Dawkings es conocido por muchos por ser una especie de “ateo profesional” y debatir con fundamentalistas acerca de lo equivocados que están. Sin embargo, Dawkings también es un zoologo muy inteligente y este libro es la prueba. Básicamente, habla de cómo nuestros genes son “egoistas” y sólo nos usan para reproducirse, lo que nos reduce de cierta manera a ser vehículos biológicos manipulados por ellos. Explora muchísimos comportamientos interesantes que corroboran esta teoría. También explora las explicaciones evolutivas de comportamientos que, de primera instancia, parecen paradójicos para una estrategia evolutiva estable, por ejemplo, comerse a las crías, el suicidio, arriesgar la vida por salvar a alguien más o simplemente reusarse a reproducirse. Todo esto está escrito de una manera muy asequible para cualquiera que tenga un poco de interés en ver los patrones de las formas de vida y cómo contribuyen a la supervivencia de cada especie, y, por lo tanto, de sus genes.

    Este libro es famoso por ser el origen del concepto de “meme”, que Dawkings define como un una entidad “viva” por contar con muchas (¿o todas?) de las características de los organismos que tradicionalmente le atañemos a los seres vivos: nacer, crecer, reproducirse y morir, así como evolucionar a través de las generaciones, competir por recursos necesarios para su sobrevivencia y heredar características a sus descendientes. Mucho antes de que la palabra meme fuera asociada con imágenes graciosas (y no tan graciosas) en internet, este libro explicó el transfondo científico de estos fenómenos, así como de otros como la moda, las historias, las costumbres, tradiciones, y muchas otras más que demuestran que la evolución es una fuerza imprescindible, inevitable y constante en muchos otros campos, incluso fuera de la biología. Todo esto resultó en la aparición de un nuevo campo de estudio: la memética.

    Una de las partes más interesantes de The selfish gene es donde se discute el experimento de Robert Axelrod, en el cual se pusieron a competir a varios programas que utilizaban estrategias para competir en el Dilema del Prisionero de manera iterativa. Después de ver los inesperados resultados, se discute si estas estrategias se pueden considerar estrategias evolutivamente estables y bajo qué situaciones. Obviamente aquí intervienen varios temas relevantes, como la teoría de juego, la filosofía, la política, la antropología y la psicología.

    En general este es un libro sumamente interesante, que debería ser leído por cualquiera que tenga un mínimo interés en la genética y en los comportamientos de los seres vivos, o cuando menos para que los usuarios de internet sepamos como se pronuncia correctamente la palabra “meme” y cuál es su verdadero significado.

10 – “Have space suit-will travel”, de Robert A. Heinlein.

Money problems can always be solved by a man not frightened by them.

There is no such thing as luck; there is only adequate or inadequate preparation to cope with a statistical universe.

Some people insist that “mediocre” is better than “best.” They delight in clipping wings because they themselves can’t fly.

    Después de leer Starship Troopers y The moon is a harsh mistress el año pasado, leer un libro de Heinlein que está más enfocado a la simple aventura que a la intriga militar y política fue muy refrescante. Este es un libro mucho más ligero y digerible que los dos mencionados antes, lo cuál es entendible pues el protagonista es un adolescente y todo el libro se siente diseñado para ser disfrutado por varones irresponsables con sueños de viajar por el espacio, como yo alguna vez lo fui. Heinlein se proyecta en el padre del protagonista y usa esto para dar consejos a las nuevas generaciones y para quejarse, con mucha razón, del inutil sistema educativo actual (de finales de los 50s, pero da lo mismo porque el actual es igual o incluso peor). Este libro sobrevive al paso del tiempo gracias al pésimo sistema educativo. Nunca sabremos si Heinlein vislumbró esto o si sólo es una triste coincidencia. Yo sospecho que es un poco de ambas.

    Una vez que la ciencia ficción hace su aparición, el libro se vuelve muy parecido a The Martian. El protagonista necesita usar su conocimiento en ciencias para sobrevivir en el espacio. No voy a sugerir que Andy Weir se basó en Have space suit-will travel, porque me parece natural que cualquier persona que se vea en problemas fuera de la Tierra sobrevivirá únicamente si tiene el conocimiento necesario y sabe cómo utilizarlo. Hasta ahora, la Tierra es el único punto insignificantemente seguro del universo, y la ciencia es la única herramienta que tenemos para sobrevivir fuera de ella. Los eventos del Apollo 13 son la mejor prueba de esto.

    En general, este libro es una muy buena space opera. Hay mejores libros de Heinlein, pero este me parece perfecto para lectores jóvenes que apenas van iniciando en la ciencia ficción. Si hubiera leído este libro cuando era más jóven, habría sido mi favorito por muchos años.

Share

Alan Verdugo / 2016/12/20 / Review / 2 Comments

1 2 3 11